Lanzamiento de One Pass

Google hace las paces con editores y 'telecos'

Google ha decidido limar asperezas en sus principales frentes abiertos. Si ayer anunció la plataforma One Pass, a la que se ha sumado PRISA y con la que pretende un acercamiento a los editores de prensa, horas antes ya había relajado la tensión con las operadoras de telecomunicaciones.

La nueva apuesta de Google, One Pass, es una plataforma que tiene como objetivo facilitar el sistema de pago por los contenidos de prensa digital a la vez que reduce el enfrentamiento con los editores.

La compañía estadounidense en apenas dos días ha tratado de cerrar los frentes que hasta el momento tenía abiertos. Por un lado, los recelos de las telecos, que se quejaban de ser ellas las que asumían todo el coste de la red, y por otro, lo editores de prensa, molestos por Google News.

One Pass es la primera versión de la nueva iniciativa que busca reducir las dificultades que presentan muchas cabeceras para cobrar por el acceso a sus contenidos. En España, de momento solo PRISA se ha sumado a la propuesta. La intención de la empresa es seguir avanzando en esta línea, expandirla internacionalmente a todos los países. Según fuentes de Google España, cualquier editor de cualquier parte del mundo podrá utilizar este servicio. Junto a PRISA el resto de medios que forman parte del proyecto son Focus Online, stren.de, Axel Springer, Nouvel Obs y Rust Communications.

El funcionamiento de la aplicación es muy sencillo y son los editores los que conservan todo el protagonismo. Google, a través de One Pass, se limita a tramitar el proceso de pago mediante el sistema de pagos Checkout. Los responsables de las ediciones establecen cuáles son las publicaciones de acceso gratuito y cuáles las cerradas a suscripción.

El miércoles, el consejero delegado de Google, Eric Schmidt, se reunió con el presidente de Telefónica César Alierta en el Mobile World Congreso de Barcelona. La dirección del buscador reconoció el esfuerzo desarrollado por las telecos y las ingentes cantidades de dinero que han tenido que invertir para la extensión de las conexiones móviles y de la alta velocidad. Aunque no aclaró que el gigante de internet estuvieran dispuestos a compartir costes, sí asumía cierto acercamiento. Alierta, incluso, admitía abiertamente que cada vez "hay más conversaciones" entre ambas partes enfrentadas hasta ahora. Un primer paso para el entendimiento.