Champions Leage

El gol de Raúl puede costar millones al Valencia

El gol que le marcó Raúl González al Valencia el pasado martes puede costarle muy caro al club che. El gol del ex madridista con el Schalke 04 ha acercado mucho al equipo alemán a los octavos de final, con lo que la entidad levantina podría dejar de ingresas más de 20 millones de euros en el hipotético caso de que el Valencia hubiese logrado progresar hasta la final. Y ganarla.

Raúl González, jugador del Valencia
Raúl González, jugador del Valencia

La Champions League se ha convertido en una de las grandes fuentes de ingresos de los grandes clubes europeos. La UEFA recomienda cautela a la hora de incluir en sus presupuestos las cantidades que esperan percibir por esta competición. El Valencia hizo caso al organismo que preside Michel Platini y rehusó ponerse metas demasiado ambiciosas a principios de temporada. Así, la directiva se fijó como objetivo superar la fase de grupos. Con el dinero obtenido podría enjugar los siete millones de pérdidas previstos. Este primer objetivo se ha cumplido. El club se clasificó para dieciseisavos tras una primera etapa en la que ya se embolsó 10,4 millones, según cálculos propios. Claro que la entidad blanquinegra está sumida en una profunda crisis financiera, con una deuda de 400 millones, y llegar más lejos en la principal competición podría suponer un alivio considerable para las arcas de un club que se ha visto obligado a desprenderse de sus principales estrellas.

Hasta ahora, todos los equipos que han participado en la Liga de Campeones han recibido 3,9 millones solo por participar, además de 550.000 euros por partido. Si ganan, se embolsarán otros 800.000 euros, y 400.000 su empatan. Este dinero por victoria y empate se mantendrá hasta el final. Además, por participar en los dieciseisavos ya han ganado otros tres millones.

Ahora bien, pongámonos en lo peor: supongamos que el Valencia no es capaz de remontar el gol de Raúl el pasado martes y ni consigue empatar ante el Schalke 04 en el partido de vuelta. En ese caso, dejaría de ingresar los 800.000 euros y tomaría el avión de regreso para concentrarse en la Liga. No participaría en los cuartos, con lo que se olvidaría de otros 3,3 millones, e incluso podría dejar de percibir 1,6 millones si lograse ganar los dos partidos. No habría pasado a semifinales, con lo que tampoco habría facturado otros 4,2 millones de euros asignados a cada uno de los cuatro participantes en esta fase, además del dinero que pudiera obtener por ganar algún que otro encuentro -seamos optimistas dentro del planteamiento pesimista, digamos que habría vuelto a vencer los dos partidos-. El Valencia habría pasado a la final. Ya solo por jugar el principal partido del año ingresaría 5,6 millones, que subirían a nueve millones si lo ganase. Con calculadora en mano, el club valenciano puede ingresar, o no, a partir de ahora un monto que asciende a 18,9 millones si llega a la final y gana.

Cabe destacar, además, que todo este cálculo se ha hecho sin contar con los ingresos de taquilla, que la UEFA asigna por completo a los clubes -el organismo se reserva la publicidad en los estadios-.

Aquí no queda la cosa para los equipos que participan en la Champions. Existe una tercera partida, llamada pool de mercado, que asigna otros 343,1 millones a los clubes, dependiendo del valor de cada mercado televisivo. España está en el grupo de cabeza, el de las federaciones que envían cuatro equipos a la Champions. El primer clasificado del año anterior se lleva el 40% del total, el segundo el 30% y así sucesivamente.