Ferias de Ifema

El diseño ofrece herramientas para reactivar la construcción

La vanguardia del hábitat presenta sus propuestas a partir de hoy en Ifema.

Los diseñadores españoles se han marcado un reto muy ambicioso: la generación de viviendas usables, duraderas y económicamente asequibles. En otras palabras, a pesar de que la construcción se encuentre en coma, la evolución no se detiene y los ciudadanos buscan cada vez más a su alrededor propuestas de vivienda que se ajusten a su estilo de vida.

En este sentido, la industria del diseño se está revelando como una alternativa a la producción en serie de viviendas y como una solución para el resto de sectores aledaños a la construcción que también están sufriendo los efectos del parón, como iluminación, mobiliario, baños y cocinas. "En estos momentos de dificultad, el diseño adquiere un valor importante, ya que los estudios se han marcado el reto de llegar al consumidor poniendo a su disposición productos usables, duraderos y económicamente asequibles", explica Francisco S. Sánchez, director de Acción Pasarela Promotores, la empresa que organiza en colaboración con Ifema la feria del hábitat Casa Pasarela.

En definitiva, las empresas pueden aprovechar el tirón que tiene para los consumidores el deseo de contar con un espacio elegante, único y muy personal, así como la creciente aspiración a llevar una vida respetuosa con el medio ambiente. La creciente popularización de los artículos de diseño lo permite.

Los diseñadores buscan objeto ideal

Tanto los creadores como las empresas de numerosos sectores están, poco a poco, subiéndose al carro de la generación de negocio. "Cualquier relación con las empresas dilata mucho en el tiempo el proceso de llegar al consumidor. Para sobrevivir el diseñador tiene que acortar la cadena", afirma Sánchez. Por ello, muchos estudios han comenzado a colaborar con las empresas en la fabricación de sus productos y otros comienzan a vender sus propuestas a través de internet.

Con el propósito de presentar las transformaciones que vive el sector, se reúnen a partir de hoy en Ifema 60 empresas de los campos antes citados y que representan la vanguardia, fundamentalmente española, de la industria del hábitat. El lema bajo el que se citan este año, diseño "con sentido", entronca con la necesidad de que los diseñadores orienten sus propuestas a la situación y las vivencias de los ciudadanos.

Uno de los principales objetivos de esta feria es, según Sánchez, reivindicar la necesidad de proponer soluciones realistas -es decir, adaptadas a los bolsillos de los consumidores- sin perder de vista sus preocupaciones como ciudadanos, en especial, la necesidad de contar con viviendas prácticas y la preocupación por llevar una vida respetuosa con el medio ambiente.

La feria, que cuenta con la presencia de marcas líderes, destaca por su número limitado de expositores, lo que se debe a la voluntad de la organización de presentar solo diseños de vanguardia. El propósito es conocer las propuestas más sorprendentes en formas, el empleo de nuevos materiales y en el reciclado, entre otros aspectos.

Colaboración con Citroën

Una de las partes más potentes del certamen será la celebración del congreso Arquitectura con Sentido, que prestará especial atención a la conexión entre el trabajo de los estudios de arquitectura y las tareas de construcción de viviendas, "para poner la labor de los grandes arquitectos al servicio de los consumidores, incluso en el precio", afirma Sánchez.

Otro de los aspectos más novedosos será la posibilidad, ofrecida en el estand de Citroën, de que los diseñadores que asistan a la feria contribuyan al diseño del nuevo modelo de este fabricante de automóviles. En el estand estará presente la arquitecta Teresa Sapey.

La necesaria orientación al mundo empresarial

Tradicionalmente la relación del diseñador con el mundo empresarial se reducía a la elaboración de propuestas que después la empresa aplicaba al proceso de producción. Hoy en día los diseñadores están mucho más involucrados en todo este proceso e incluso desarrollan otras tareas que facilitan la aplicación práctica de sus diseños. Según Sánchez, lo que en definitiva ofrece un diseñador es "cómo debe ser el producto ideal", esto es, el diseño consiste en ofrecer un artículo producido con los materiales disponibles, orientado a satisfacer de un uso determinado y "que se pueda pagar".

Desde su punto de vista, la supervivencia de la labor de los diseñadores pasa por su adaptación a la empresa. "Los productos firmados solo para exposiciones o para ruedas de prensa no sirven, porque no hacen girar la rueda del negocio", apostilla.

La cifra

60 empresas líderes de la cerámica, baño y cocina, iluminación y arquitectura se reúnen en Casa Pasarela.