Asegura no estar preocupado por el juicio

Berlusconi subraya su intención de terminar la legislatura

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, aseguró hoy no estar "para nada preocupado" por el juicio que tendrá que afrontar en Milán por supuesto abuso de poder e incitación a la prostitución de menores, y reiteró su intención de que su Gobierno termine la legislatura en 2013.

En su primera comparecencia ante los medios de comunicación tras conocerse ayer la decisión de una jueza de Milán de enviarlo a juicio inmediato por el caso Ruby, el primer ministro italiano, de 74 años, rehusó responder a preguntas sobre el asunto, aunque quiso zanjar el tema con un breve comentario.

"Por amor a la patria, de esto no hablo. Puedo sólo decir que no estoy para nada preocupado", afirmó Berlusconi en una rueda de prensa en la sede de la Presidencia del Gobierno en Roma tras un acuerdo con la patronal sobre créditos para pequeñas y medianas empresas (PYMES).

Ante la insistencia de un periodista en preguntarle sobre el caso Ruby, conocido así por el apodo de la joven marroquí Karima El Marough, que acudió a sus fiestas cuando era menor de edad, Berlusconi dijo: "Escucha, revoltoso, déjalo estar. Sólo preguntas sobre el tema que nos ocupa. Estamos aquí para preocuparnos de economía".

La comparecencia del primer ministro era muy esperada, después de que ayer cancelara su presencia en una rueda de prensa en Catania (Sicilia) tras conocerse la decisión de la jueza Cristina di Censo de enviarlo a juicio inmediato a partir de la investigación llevada a cabo por la Fiscalía de Milán.

También ayer, ya por la noche, el primer ministro, quien tiene prevista hoy una reunión en Roma con el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, quiso rodearse de algunos destacados miembros de su, por ahora, único socio de Gobierno, la Liga Norte (LN) de Umberto Bossi, quienes, una vez más, le demostraron su apoyo. "Pasaron toda la noche conmigo, declarando su cercanía y su voluntad de continuar con este Gobierno: estamos más cohesionados y decididos a seguir la legislatura hasta su fin natural que nunca", afirmó el mandatario, sobre una velada celebrada en su residencia romana, el céntrico Palacio Grazioli.

A pesar de que el caso Ruby se suma a los dos juicios y a la audiencia preliminar que tiene pendientes ante el Tribunal de Milán (procesos aplazados por escudos judiciales), Berlusconi quiso transmitir hoy una imagen de normalidad y se centró en los logros económicos que, según él, su Gobierno ha conseguido hasta ahora.