Mercados

El crudo Brent baja un 1,39%, hasta los 101,64 dólares

El barril de Brent cerró hoy con una bajada del 1,39% en el mercado de futuros de Londres, cerrando en 101,64 dólares, rebotando de la fuerte subida experimentada el lunes -un 1,62 %-, que lo aupó a los niveles más altos desde el mes de septiembre de 2008.

El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, para entrega en abril acabó en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) 1,44 dólares por debajo del cierre del lunes, cuando terminó en 103,08 dólares.

El precio máximo negociado hoy fue de 104,04 dólares y el mínimo de 101,30.

La tensión política que agita Oriente Medio en las últimas semanas impulsó al alza el precio del petróleo por el temor a que repercuta en los suministros de crudo, pero en la jornada de hoy pesaron más las malas noticias económicas en EE UU y China.

En Estados Unidos, se dio a conocer que las ventas minoristas aumentaron un 0,3% en enero, el incremento más débil desde junio de 2010, según los datos del Departamento de Comercio.

El incremento en ventas, el séptimo mensual consecutivo, fue inferior al esperado por los expertos, que vaticinaban un aumento similar o superior al registrado en diciembre, que fue del 0,5%.

Ese impulso en el consumo se esperaba en parte debido a un nuevo recorte en las contribuciones a la seguridad social, que se hizo efectivo en enero para aliviar el bolsillo de los consumidores, cuyo gasto supera dos tercios del producto interior bruto de EE UU.

Los mercados se mostraron cautos también a la espera de conocer más en detalle el impacto de los presupuestos enviados el lunes al Congreso por el presidente estadounidense, Barack Obama, que quiere recortar el déficit en un billón de dólares en la próxima década.

Desde China, la otra gran economía consumidora de petróleo, se conoció que el Índice de Precios al Consumo (IPC) de China aumentó un 4,9% en enero con respecto a enero de 2010.

Especialmente alarmante fue la subida de los alimentos, que fue del 10,3% en el primer mes del año con respecto al mismo mes de 2010, y fue el principal factor en la subida de precios.

El Gobierno chino ha tomado medidas para tratar de evitar un sobrecalentamiento de la economía y frenar la inflación, y los mercados temen que éstas repercutan en el crecimiento futuro de la economía y, consecuentemente, en el consumo de petróleo.