Estudio de Facua

Siete de cada diez aerolíneas engañan al cliente

Siete de cada diez aerolíneas analizadas por la asociación Facua-Consumidores en Acción -esto es 24 de las 37 observadas- anuncian unos precios inferiores a los que finalmente cobran a los clientes. Según la organización de consumidores, "la gran mayoría de compañías aéreas que operan en España comete irregularidades en la venta de billetes".

Una pareja de pasajeros, ante el mostrador de embarque
Una pareja de pasajeros, ante el mostrador de embarque

En su comunicado, Facua critica la "falta de respuestas contundentes del Gobierno de España y las comunidades autónomas a los fraudes millonarios que se producen en el sector aéreo" y considera que "la falta de sanciones contundentes supone una dejación que está provocando que las irregularidades no sólo no se reduzcan, sino que sigan aumentando".

En este sentido, Facua viene planteando "numerosas denuncias contra las compañías en los últimos años, ante la pasividad de las comunidades autónomas y las autoridades competentes en materia de aviación y protección de los consumidores de los ministerios de Fomento y Sanidad".

Ryanair, Vueling e Iberia, encabezan la lista de quejas

Facua asegura que durante el último año, Ryanair ha sido la compañía aérea más denunciada por los usuarios a través de la asociación. Así, el 34% de los afectados por abusos o fraudes de las compañías aéreas que se dirigieron a Facua para solicitar asesoramiento o tramitar una reclamación tenían problemas con la aerolínea irlandesa.

A continuación, figura Vueling, con el 24%, seguida de Iberia, con el 19% de las reclamaciones.

Además, entre los principales abusos y fraudes que sufren los pasajeros destacan la negativa de las compañías a abonarles las compensaciones económicas de entre 125 y 600 euros y la asistencia mediante comida, bebida y alojamiento que fija la normativa europea cuando se producen cancelaciones o grandes retrasos.

La organización de consumidores ha lamentado que las aerolíneas "no informan en muchos casos de este derecho de los usuarios, pese a que el Reglamento europeo que regula el sector les obliga a hacerlo". Asimismo, también rechazan el pago de indemnizaciones por los perjuicios sufridos como consecuencia de estas cancelaciones y retrasos.

En cuanto a las irregularidades en la venta de billetes, van desde la publicidad de vuelos a precios "que se hinchan durante el proceso de compra" hasta el cobro por conceptos como el embarque o la impresión de su tarjeta, el hecho de llevar maletas o una elevada cantidad por pagar con tarjeta, entre otras.

También ha asegurado que "hay compañías que incluyen por defecto uno o más servicios que son o deben ser opcionales, una práctica prohibida por la normativa del sector aéreo", en concreto la elección del asiento, un seguro adicional o la comida, "aunque hay incluso quien cuela al usuario una donación a una entidad benéfica".