Hasta 4.237 millones de euros

Barclays ganó un 36% más en 2010 pese al aumento de los impagos en España

El banco británico Barclays, que logró sortear la crisis sin recibir ayudas públicas, obtuvo un beneficio atribuido de 3.564 millones de libras (4.237 millones de euros) en 2010, lo que supone una mejora del 36% respecto al año anterior tras reducir significativamente sus provisiones a pesar del aumento de los impagos en España.

La cifra de negocio de la entidad británica alcanzó al cierre del ejercicio los 32.204 millones de libras (38.291 millones de euros), un 7,5% más, con una mejora del 17% de los ingresos de Barclays Capital y del 14% en Absa. Asimismo, la cifra de negocio de Barclays Wealth subió un 18%, pero la de Barclays Corporate disminuyó un 7%.

Por otro lado, Barclays asumió cargas por impagos de 5.672 millones de libras esterlinas (6.748 millones de euros), un 30% por debajo de la cifra de 2009, gracias especialmente al acusado descenso de los impagos en Barclays Capital, que fue parcialmente contrarrestado por el aumento de los impagos en su unidad de banca corporativa en España, donde la morosidad aumentó en 630 millones de libras (749 millones de euros).

En concreto, la entidad británica precisó que su cartera de préstamos en España experimentó un aumento de los impagos desde los 268 millones de libras de 2009 a los 898 millones de libras este año "debido a las deprimidas condiciones del mercado en los sectores de la construcción e inmobiliario".

De este modo, Barclays contempla la intensidad y sostenibilidad de la recuperación de la economía española como uno de los principales factores de incertidumbre a tener en cuenta en 2011.

Pagará nuevo bonus

Por otro lado, el banco británico ha determinado una reducción del 7% en las primas para sus ejecutivos a pesar del incremento del beneficio registrado para cumplir con la nueva normativa del regulador financiero británico (FSA) y ajustarse a los recientes compromisos adquiridos con el Gobierno británico (proyecto Merlín).

Como consecuencia de esta nueva política retributiva, Barclays ha incrementado la proporción de estas primas cuyo pago es diferido, así como la parte de dichos 'bonus' abonada en acciones.