Gastronomía

El triunfo de la cocina manchega

El Bohío (Illescas) sigue renovando técnicas y moderniza tradicionales recetas de la tierra.

Auténtica cocina de autor. El cocinero Pepe Rodríguez, al frente de El Bohío (Illescas, Toledo), ha elevado la cocina manchega a la cima. Afronta la crisis con ganas y energía, sin ninguna merma en la calidad de la materia prima y del servicio, liderado por Diego Sala, un prodigio de oficio y maestría. Porque si por algo destaca es por la honradez y claridad de conceptos, vinculación con la tierra y depurada técnica. Y su sencillez. La carta se articula en base a platos clásicos, que constantemente se renuevan y actualizan con creatividad e imaginación, lo que le hace ser considerado una de las mejores ofertas gastronómicas de España.

La decoración va en sintonía con el estilo de la zona: rústico y clásico, salpicado de detalles que denotan gusto. En la carta se pueden encontrar platos como unas cigalas con guiso de fideos, jugo montado y alioli, colmenillas rellenas de pollo guisado con avellanas y foie-gras o cabrito asado con cebolletas.

Quien lo prefiera puede tomar un menú de degustación con platos de temporada y los estrella de la casa. Por ejemplo, el gazpacho de tomates cherry con albahaca, las espardeñas con melón y encurtidos, los espárragos blancos con yema batida y jugo y las perlas de lima, cítricos y té verde. El chef de esta casa hace maravillas con los ingredientes de toda la vida. Por ejemplo, el huevo con polvo de ajo y pimentón y el caldo de la sopa de ajo; el velo de garbanzos con pringá y caldo de cocido, el rabo de toro con trufada de lentejas o la oreja de cerdo glaseado con pera caramelizada y su jugo reducido.

Las famosas gachas manchegas también tienen su interpretación en esta casa. A la terrina de foie casero se le añaden orejones y bayas de enebro, las patatas las sirve azafranadas. El capítulo de carnes merece especial atención, como la carta de vinos, una de las más interesantes de España. Por todo ello, y por todas las percepciones que solo el que se sienta a su mesa puede disfrutar, merece la distinción que todos los meses Club Millesime hace para CincoDías.

El pasado siempre presente

El Bohío es un restaurante familiar, regentado por la tercera generación de la familia Rodríguez, al frente del cual están Pepe y Diego. Está situado en la antigua carretera de Toledo, a tan solo 35 kilómetros de Madrid, en el pueblo de Illescas. El Bohío debe su nombre a las construcciones suramericanas fabricadas con madera y caña, herencia del pasado familiar de este cocinero.

Pepe Rodríguez se ha formado en las prestigiosas cocinas de Martín Berasategui y de Ferran Adrià. En 1999 recibió una estrella Michelin, consideración que llevó a este local al circuito internacional. Muchos se preguntan cuándo caerá en este sencillo pero auténtico establecimiento culinario la segunda distinción de la guía.