Viajes

Las islas secretas junto a Lanzarote

El archipiélago Chinijo es la mayor reserva natural marina de Europa.

Las islas Canarias son siete... a efectos administrativos y de entendimiento del territorio. Por supuesto, hay bastantes islotes y peñascos, aunque solo un grupo de ellos tiene tamaño y personalidad propia. Se trata del archipiélago Chinijo, que, con 700 kilómetros cuadrados de extensión, supone la mayor reserva natural marina de Europa, y que permanece desconocido para el viajero medio. Aunque de manera afortunada, para mantener su condición de penúltimo -junto a La Cabrera balear- paraíso escondido del territorio español.

El archipiélago cuenta con poco más de 600 habitantes censados, la práctica totalidad en la localidad de La Caleta del Sebo. Solo hay otra población como tal, Pedro Barba, pero solamente está ocupada regularmente en la temporada de vacaciones.

Ambas se encuentran en La Graciosa, la isla mayor del archipiélago, de 28 kilómetros cuadrados de extensión y separada de Lanzarote por un brazo de mar de apenas un kilómetro. La Graciosa depende del municipio de Teguise, bastante más distante, aunque solo está comunicada con ârzola, un pequeño puerto justo en el extremo norte de Lanzarote.

La Graciosa, la única poblada de estas islas, solo tiene 600 habitantes

La Graciosa es la única de las islas que puede visitarse sin preparativos específicos, simplemente tomando un barco de los que llegan allí a diario y dedicándose a pasear. Las otras dos islas más grandes -aunque menores-, Alegranza y Montaña Clara, son de propiedad privada. En cuanto a los dos peñascos restantes, el Roque del Oeste y el Roque del Este, apenas es posible fondear en ellos.

La principal razón para visitar el lugar es paladear una soledad y aislamiento casi únicos en territorio español, y conocer unas playas de una limpieza inmaculada. Las aguas aquí son de un azul cristalino, favorecidas por corrientes oceánicas que las mantienen frescas y diáfanas, aunque los ecologistas hacen continuos llamamientos para que se reduzca el tráfico naval por la zona.

La fauna marina es abundante a primera vista; sin necesidad de complicados equipos de buceo, para disfrutar de ella a escasos metros de la orilla basta con escoger alguna de las playas más seguras con la recomendación de los habitantes locales y armarse con unas gafas y un tubo -y las lógicas dosis de prudencia-. Los buceadores expertos pueden disfrutar de excursiones en barco a parajes únicos, con multitud de especies endémicas.

Una excursión tierra adentro en La Graciosa también supone una experiencia igualmente curiosa. La isla es de origen volcánico, con algún pequeño pico -el mayor, de unos 200 metros-, escasísima vegetación y una fauna curiosa adaptada al suelo de lava, como la pardela cenicienta, un ave que hace sus nidos en madrigueras subterráneas. También abundaban los conejos, traídos de la Península, aunque se ha procurado acabar con ellos para que no interfirieran en el ecosistema local.

Puede recorrerse en uno de los 4x4 que hay en la isla o, preferiblemente, en una bicicleta alquilada. De nuevo, con un llamamiento especial a la prudencia: hablamos de un lugar seco, desierto, con una extensión de seis kilómetros de punta a punta, y en el que no hay otra fuente de agua o provisiones, o de atención médica, que la que ofrece Caleta del Sebo. También allí se encuentra la única posibilidad para disfrutar del principal producto del trabajo de sus habitantes, la pesca, con especial atención al marisco.

Guía para el viajero

Cómo ir

Numerosas compañías y destinos peninsulares llegan a diario hasta el aeropuerto de Lanzarote, cercano a Arrecife. Hay que cubrir 40 kilómetros en taxi o autobús hasta la localidad de ârzola, de donde parten los barcos que llegan hasta Caleta del Sebo. Hay tres rutas diarias, una más en verano. También existe un helipuerto en la isla, aunque principalmente para emergencias. Las otras islas y playas pueden visitarse en viajes concertados con embarcaciones privadas, por ejemplo a través de Líneas Romero (928 596 107).

Dónnde dormir

No hay hoteles con categorías superiores en ninguna de las islas. En Caleta del Sebo pueden contratarse apartamentos en establecimientos llamados El Pescador (928 842 036) y Girasol Playa (928 842 118). Hay también un par de pensiones. En Caleta de Famara, en la parte de Lanzarote del Parque del Archipiélago Chinijo, existen varias casas rurales de lujo, como Casa Dominique (928 173 268). La Finca La Corona (619 231 904) ofrece unos espectaculares paisajes de La Graciosa desde la costa de Lanzarote.

Dónde comer

La oferta en La Graciosa no es muy amplia, pero hay buen pescado y marisco local en El Varadero (928 84 21 75) y El Marinero (928 842 070).