Máxima tensión en Argelia

Varios heridos en manifestaciones en Argel para pedir democracia

Varias personas resultaron hoy heridas en enfrentamientos entre policías y manifestantes en Argel, donde varios miles de personas participan en una protesta para reclamar cambios al régimen de Abdelaziz Buteflika.

Manifestantes argelinos gritan lemas durante una protesta
Manifestantes argelinos gritan lemas durante una protesta

Además, varias decenas de personas han sido detenidas hoy cuando participaban en la manifestación convocada en Argel para pedir cambios en el régimen del presidente argelino, Abdelaziz Buteflika.

Entre los detenidos hay varios dirigentes de la Coordinadora Nacional por la Democracia y el Cambio (CNDC), convocante de la protesta, así como sindicalistas y militantes de la LADDH y de otras organizaciones de la sociedad civil. También han sido detenidos periodistas de algunos medios argelinos, como del diario árabe "El Khabar", agregaron los convocantes.

Máxima tensión

Unos 3.000 manifestantes siguen concentrados en las inmediaciones de la céntrica plaza del Primero de Mayo, donde un fuerte cordón policial ha impedido el desarrollo previsto de la marcha. La mayoría continúa en una calle adyacente al escenario de la protesta, donde les bloquean numerosos agentes policía, que trata de dispersarlos en grupos.

Con gritos de "Buteflika lárgate" o "Estamos hartos de este poder", los manifestantes, muchos de ellos jóvenes de toda condición social, portan pancartas con lemas como "abajo el sistema" o "queremos un país gestionado por los jóvenes y no por los viejos".

También se grita insistentemente el cántico de "poder asesino", especialmente cuando la policía ha hecho varios conatos de intervenir con la fuerza. Son numerosos los agentes uniformados y vestidos de civil que se mezclan con el grupo de manifestantes.

La concentración ha levantado una gran expectación en el país, especialmente tras la caída ayer del presidente egipcio Hosni Mubarak.

Cerca de 30.000 policías se han movilizado, muchos de ellos trasladados desde otras regiones del país en autobuses civiles, para controlar la situación en Argel.