Entrega el mando a las Fuerzas Armadas

Mubarak se rinde y abandona el poder

Hosni Mubarak renuncia a la presidencia de Egipto y entrega el poder a las Fuerzas Armadas. Así lo ha anunciado el vicepresidente Omar Suleimán. En una declaración por la televisión pública, Suleimán ha dicho que esta decisión ha sido adoptada "por las difíciles circunstancias que atraviesa el país". El anuncio ha sido recibido con gritos de alegría en la plaza de Tahrir, centro de las protestas en las últimas semanas.

La irritación popular que causó ayer el discurso televisivo de Hosni Mubarak, rechazando cualquier posibilidad de abandonar el cargo y reiterando su deseo de morir en suelo, ha podido con el desafiante llamamiento del Ejército para que la multitud congregada en El Cairo desista de su protesta. Los manifestantes han precipitado, así, el derrocamiento del faraón, según dejaba entrever el mensaje del vicepresidente, Omar Suleimán, en la televisión pública.

Suleimán ha asegurado que la decisión de Mubarak de abandonar la presidencia egipcia ha sido adoptada "por las difíciles circunstancias que atraviesa el país". Antes de la comparecencia del vicepresidente, Hosni Mubarak había abandonando su palacio cariota con destino a la localidad turística de Sharm el Sheij (este del país, junto al mar Rojo).

El anuncio ha sido recibido con gritos de alegría en la plaza de Tahrir, centro de las protestas en las últimas semanas.

Cánticos y agitación de banderas son las notas predominantes. Los manifestantes se dan la enhorabuena, bailan en corros e incluso lloran de emoción ante este momento histórico.

"Hoy comienza una nueva República. Soy feliz", aseguraba en la plaza de la liberación el joven Mustafa Aid. A pesar de lo conseguido, Aid indicaba que "la gente se quedará aquí por lo menos hoy y mañana para celebrar y para garantizar que el Ejército comienza una transición democrática".

La concentración en Tahrir se prevé masiva, pues la plaza ya está abarrotada y son miles las personas que se dirigen en estos momentos hacia allí andando, corriendo o en coche, sin dejar de gritar y de tocar las bocinas de los vehículos.

"El pueblo ya ha hecho caer al régimen", "El pueblo y el Ejército son uno", son algunos de los lemas más coreados por la muchedumbre que trataba de acceder a la plaza.

Los Hermanos Musulmanes destacan el comienzo de una nueva etapa

El movimiento islámico egipcio Hermanos Musulmanes ha destacado "el triunfo pacífico del pueblo", asegurando que la renuncia del presidente Hosni Mubarak es el comienzo de "una nueva etapa" en la historia de Egipto.

"La caída del injusto régimen de Mubarak supone el paso principal y el comienzo de un largo camino", ha dicho a Efe el portavoz de la organización islámica, Mohamed Mursi, quien ha pedido a las Fuerzas Armadas que cumplan "con las legítimas aspiraciones del pueblo".

Mursi ha alabado al pueblo egipcio "por su resistencia", rindiendo "homenaje a los mártires por la sangre que derramaron por la libertad de la patria".

Para el dirigente de los Hermanos Musulmanes, esta victoria del pueblo se ha conseguido de "manera pacífica y civilizada, sin agredir la propiedad pública y privada ni las instituciones del Estado".

En cuanto a la entrega del poder a las Fuerzas Armadas, Mursi ha hecho hincapié en que la institución militar tiene que cumplir con las exigencias del pueblo.

"Las Fuerzas Armadas son capaces de proteger el poder y la voluntad popular y traspasar al pueblo el poder legítimo", subrayaba el portavoz.

Entre las principales demandas populares, Mursi ha citado "un nuevo Parlamento, una nueva Constitución o que se enmiende gran parte de la actual". La carta magna debe "minimizar los poderes del presidente" y expresar "la voluntad popular", agregó.

Mursi reitera, así, su esperanza de que se celebren "elecciones libres y honestas" para establecer "un nuevo régimen con un gobierno que satisfaga los intereses del pueblo y del país". "Los egipcios deben comprender que estamos en el curso de un nuevo camino", ha remarcado.

El Baradei: "Esta es la emancipación de Egipto"

El premio Nobel de la Paz Mohamed el Baradei ha afirmado que la renuncia del presidente Hosni Mubarak es "la emancipación de Egipto" y la "liberación del pueblo egipcio". "Esto es sólo el comienzo. Este es un gran país", ha dicho El Baradei en declaraciones a la cadena catarí de televisión Al Yazira.

El Baradei, que viene haciendo campaña desde hace un año en favor de reformas políticas en Egipto, ha señalado que se abre un periodo de transición política y confía en que se forme un consejo presidencial con la presencia de militares y civiles.

"El Ejército y el pueblo egipcio trabajaron juntos", ha subrayado El Baradei, quien pidió elecciones libres y justas y calcula que el país tardará un año para llegar a esa etapa. "Tenemos mucho que hacer, hay que crear el país desde cero", agregó.

Acerca de su futuro político, ha aclarado que se dedicará a "prestar consejo para que "se haga lo correcto", y después de eso decidirá "lo que quiera el pueblo".