Apoyadas por el Icex

Doce empresas buscan impulsar el sello 'Animation from Spain'

Acuden por primera vez juntas a Nueva York a una de las mayores ferias del sector.

Doce empresas buscan impulsar el sello 'Animation from Spain'
Doce empresas buscan impulsar el sello 'Animation from Spain'

Las empresas productoras de animación españolas han decidido sumar fuerzas y 12 de las 50 que hay acudirán juntas por primera vez al Kidscreen Summit de Nueva York, una de las principales ferias del sector, que tendrá lugar entre los días 15 y 18 de febrero. Allí se presentarán todas bajo un paraguas común, el de Animation from Spain, y con un propósito claro: que los responsables de adquisiciones de los canales de televisiones de todo el mundo conozcan más sobre la animación hecha en España.

Apoyadas en la iniciativa por el Icex, las compañías viajarán con buenas credenciales bajo el brazo, ya que España es el tercer país europeo en número de exportaciones y ocupa el séptimo puesto a nivel mundial. Sus producciones se han vendido a más de 150 países, incluyendo EE UU y Japón, dos mercados clave. También las productoras de animación española que acuden a los mercados internacionales obtienen entre un 50% y un 80% de su facturación anual del exterior (frente al 25% que alcanza otras productoras de ficción), aunque las exportaciones de todo el sector suponen el 30% de la facturación.

Sergi Reitg y Carlos Biern, consejeros delegados de Imira Entertainment y BRB Internacional, respectivamente, destacaron algunos ejemplos de exportación y coproducción, en 2010, de productoras españolas con las majors norteamericanas: Pocoyó (de Zinkia) con Nickelodeon, Suckers (de BRB/Genoma) y Lucky Fred (de Imira) con Disney, y Jelly Jam (de Vodka Capital) con Cartoon Network.

Las empresas que acudirán a Nueva York pelearán porque se perciba España como un país de producción de animación, ya que defienden que "no se entiende hacer una producción de animación para un solo país. Son productos exportables. Además, los presupuestos que manejamos son a menudo altos, entre 5 y 7 millones de euros, más que algunas películas de cine, así que hace falta captar financiación exterior", insistió Reitg.

Otros negocios derivados

Biern advirtió también de la importancia de estar presentes en este tipo de eventos, porque "no solo exportamos producciones de animación sino todo el negocio derivado de las licencias de productos animados. Hacemos de motor de otros sectores por la venta de juguetes, camisetas, libros y otros productos asociados, generando marcas de largo recorrido", añadieron.

Reitg y Biern insistieron en la necesidad de crear la marca Animation from Spain porque otros países como Francia ya lo han hecho, y otros lo están haciendo como Singapur y Corea del Sur. Y porque a esta industria se le están abriendo enormes oportunidades gracias a la televisión interactiva, los grandes portales de vídeo de internet y los nuevos dispositivos como el iPhone, el iPad y las videoconsolas 3D. "Y la animación española es muy buena para estar ahí", defendieron, mientras calificaron de buena noticia la proliferación de canales digitales de televisión en España, "porque hay más necesidad de animación".

Las firmas españolas del sector generaron unos 50 millones de euros de negocio directo en 2010 y emplearon a unas 2.000 personas. Además de las empresas citadas, también irán a la feria Baleuko, D'Ocon, Forma Animada, Finding4you, Nottingham Forest, Somuga Produktora, Stor Fisk, TVMedia2 y Cromosoma.

Coproducir con las televisiones

Las productoras de animación reclaman que las televisiones españolas participen en coproducciones y cumplan la Ley Audiovisual, que las exige dedicar un 5% de sus ingresos a producciones audiovisuales, incluidas las de animación. TVE ya ha anunciado que va a invertir cuatro millones al año y ha seleccionado cuatro proyectos (entre 72 presentados) que estarán en la calle en 2012. También TV3 ha participado en algunos proyectos.