94 millones de euros en 2010

El fraude a la Seguridad Social aumenta un 4,2%

Las 675 investigaciones policiales concluyeron en la detención o imputación de 1.100 personas el año pasado.

El fraude descubierto a las arcas de la Seguridad Social ascendió a 94 millones de euros en 2010. Un 4,2% más que en el año anterior. La cifra se desprende del balance de actuaciones policiales de la Sección de Investigación de la Seguridad Social (SISS) presentado ayer. El agujero en las cuentas públicas corresponde a delitos relacionados con el incumplimiento de cotizaciones al sistema, estafas o falsificaciones de documentos. Los agentes policiales de la SISS abrieron 675 investigaciones que han dado lugar a más de 1.100 personas detenidas o imputadas.

Desde la llegada de la crisis apenas se ha notado un aumento en el importe defraudado como consecuencia de actuaciones delictivas, según los balances anuales presentados por el SISS. En 2009 incluso disminuyó un 21,7%. "La actividad fraudulenta no ha aumentado con motivo de la crisis", afirma la directora del Gabinete de la Secretaría de Estado de la Seguridad Social. El impacto de la recesión sí se ha notado, sin embargo, en las cifras de impagos a la Seguridad Social que se tramitan por vía administrativa. El Ministerio de Trabajo recaudó 1.425 millones en 2009, un 60% más que en 2007. Desde Trabajo se prevé que las cifras "se estabilicen" este año.

Las actuaciones contra los delitos de insolvencia punible han sido las de mayor incidencia, debido al importe de dinero defraudado. Son casos de empresas que tras acumular deuda contra la Seguridad Social, o incumplir sistemáticamente la obligación de cotizar, cambian la denominación de la empresa o realizan descapitalizaciones para que la entidad deudora quede en situación de insolvencia.

Prejubilaciones fraudulentas

Por otra parte el Juzgado Central de Instrucción de Sevilla acumula ya 39 casos de supuestas irregularidades en prejubilaciones realizadas en el marco de ERE y subvencionadas por la Junta de Andalucía. Los primeros casos saltaron en la empresa Mercasevilla, con participación pública. El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, pidió ayer "la máxima transparencia" en el esclarecimiento de los hechos.