La Bolsa se queda a las puertas de los 11.000

El Ibex muestra señales de agotamiento tras el 'rally' de enero

Euro Stoxx, Dow Jones, S&P o FTSE han ido rompiendo resistencias clave. El Ibex, sin embargo, sigue dudando a las puertas de los 11.000. Los analistas esperan un descanso en su subida, tras la fuerte alza de enero, antes del siguiente gran salto. La evolución de la reforma bancaria y la moderación del perfil de riesgo de la deuda serán claves.

La sesión de ayer del Ibex resume el bucle en el que el índice lleva días inmerso. El selectivo llegó en las primeras horas hasta los 10.992 puntos, pero ante las puertas de los 11.000, una vez más, moderó su ascenso. No mucho, sin embargo, el alza se quedó en un 0,39%, que mantuvo al Ibex en los 10.965,10 puntos. Dispuesto a probar otra vez suerte en breve. Estas discretas tentativas, no obstante, contrastan con la seguridad con la que la mayoría de los grandes selectivos bursátiles del planeta ha ido superando sus resistencias en las últimas jornadas.

El caso más destacado es del Dow Jones, que la pasada semana rebasaba la barrera de los 12.000 puntos por primera vez desde junio de 2008. Ayer, el índice crecía un 0,59%, hasta los 12.233,15 puntos. También han alcanzado niveles previos al estallido de la crisis el S&P, que ayer ganó un 0,42%, y el Nasdaq, que sumó un 0,47%. Y el impulso alcista durante 2011 ha sido aún mayor en el Viejo Continente. El Euro Stoxx conseguía conquistar el lunes los 3.000 puntos -que conservaba ayer tras subir un 0,23%-, mientras que Londres, que subió un 0,67%, ha hecho lo propio sobre los 6.000.

Una de las principales diferencias que argumentan los expertos al analizar este comportamiento del Ibex es que el selectivo español pasó de estar "excesivamente" castigado en 2010, a protagonizar en enero uno de los rallys más destacados del panorama bursátil, con una escalada del 9,6%. Al cierre de ayer, el aumento en lo que va de año era ya del 11,22%, por lo que la tendencia no parece haber cambiado, solo haberse moderado. "Las subidas no son en línea recta. Es lógico que después de semejante subida, el Ibex tome algo de aire. Podría consolidar en los 10.600 o incluso los 10.300, antes de subir con fuerza. Los inversores están esperando que baje para lanzarse a comprar", argumenta Natalia Aguirre, de Renta 4. Su previsión, que incluye un Ibex en 12.300 puntos para final de año, es que haya un elemento catalizador del nuevo incremento. El más claro, apunta, sería la remodelación del fondo de rescate del euro que Bruselas tiene previsto aprobar en marzo. "La tendencia es alcista. Los datos macro son positivos, los resultados empresariales también. Lo que hace falta es solucionar la crisis de la deuda pública, que es lo que nos ha estado haciendo polvo", agrega Aguirre. Así, aunque la prima de riesgo de España se ha venido rebajando, aún no se encuentra en niveles normales. De hecho, de los 185 puntos básicos del viernes, ayer volvió a subir a los 200 puntos.

Por último, apunta, Nicolás López, de MG Valores, el parqué español está muy pendiente del coste final que tendrá la reordenación del sistema financiero, y del tablero que quedará tras las eventuales fusiones y la transformación de cajas en bancos.