Reactivación del Madrid de oficinas

Los brotes verdes trepan por las cuatro torres

En 2008, Martín Perea gestionó el alquiler por parte de PricewaterhouseCoopers de un edificio en Torrelaguna (Madrid) propiedad de Reyal Urbis.

Cuatro torres Business Area
Cuatro torres Business Area

La consultora suele recomendar a sus clientes aprovechar las sinergias inmobiliarias de las que disponen, es decir, agrupar su actividad en una sola sede. Así que era de suponer que PwC, que contaba con tres sedes en Madrid -en Torrelaguna, Paseo de la Castellana y en la calle Almagro- hiciera lo mismo. Perea, de Gabinete Inmobiliario, tuvo en mente este factor hasta que expiró el mandato que Sacyr había dado a Cushman & Wakefield y a Aguirre Newman para comercializar su rascacielos de Madrid, Torre Sacyr. Y aprovechó la ocasión para juntar a PwC y Testa, la filial de Sacyr propietaria de uno de los rascacielos que ocupan los antiguos terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid.

"Testa tuvo una actitud muy activa en la negociación", recuerda Perea. "Y PwC buscaba la exclusividad de contar con todo un edificio significativo como sede". A finales del pasado año las dos empresas acordaron que la consultora alquilaría la torre, de 236 metros de altura, a excepción del hotel de cinco estrellas que ocupa hasta la planta 31, de 52, por un periodo de 10 años. El acuerdo suponía que por vez primera uno de los cuatro rascacielos estaba ya totalmente ocupado. El traslado de los 2.300 profesionales de PwC a Torre Sacyr está previsto para julio de este año.

La construcción del parque empresarial Cuatro Torres Business Área (CTBA) se inició en 2004. Los cuatro edificios se elevan sobre una parcela rectangular de 69.500 metros cuadrados, recorriendo más de medio kilómetro del paseo de la Castellana de Madrid.

En plena explosión de la burbuja inmobiliaria española y de la crisis financiera global, entre 2007 y 2008, las compañías propietarias de los imponentes edificios comenzaban su comercialización. Hace menos de dos años parecía misión imposible: la zona andaba moribunda, algo destartalada y las noticias del sector inmobiliario español no acompañaban. Pero en la actualidad ya hay dos torres prácticamente ocupadas (Torre Sacyr y Torre Espacio).

El escaso nivel de ocupación de las otras dos, la de Caja Madrid y la de Mutua Madrileña, responde a problemas estructurales: la entidad financiera tiene antes que nada que resolver el proceso de fusión con otras cajas en el que está inmerso; y Torre Cristal, de Mutua Madrileña, fue el último de los cuatro rascacielos en ser construido.

Torre Espacio, del grupo Villar Mir, fue el primero. En la actualidad el nivel de ocupación alcanza el 83%. Empresas del presidente del grupo OHL ocupan más del 50% del edificio, de 236 metros de altura. Además el rascacielos tiene como inquilinos a las embajadas de Reino Unido, Canadá, Australia y Países Bajos y empresas privadas y bufetes. El último inquilino del que se tiene noticia que ha accedido a Torre Espacio es Nicolás Luca de Tena, expresidente de Multiasistencia, que ha alquilado media planta para situar ahí su nueva sociedad, Nextchance.

A pesar de la presión a la baja que supuestamente la crisis impone a la hora de negociar los alquileres, Eduardo Corral, director de explotación de Torre Espacio subraya que los precios no han bajado. De la planta 18 a la 33 el precio por metro cuadrado es de 36 euros y de la planta 33 a la 52 es de 40 euros. "Es cierto que los inquilinos tienen ahora más margen para negociar, pero una de nuestras premisas es la de mantener esa renta; se negocian otros parámetros, como una carencia mayor en los periodos de pago, pero no la renta", explica. "Queremos ser el mejor edificio de oficinas y eso nos lleva a mantener las rentas", añade.

Mutua Madrileña finalizó las obras de Torre Cristal, de 250 metros de altura, a principios del pasado año. El nivel de ocupación actual supera ligeramente el 10%. Pero las previsiones de la compañía apuntan a que este año esté ocupada el 30% de la superficie alquilable de la torre.

Agbar (Aguas de Barcelona), la empresa de ingeniería Bovis, la compañía de servicios empresariales Affirma y el bufete de abogados inglés Olswang son sus inquilinos. "Torre de Cristal ya está a pleno rendimiento, con todos los servicios funcionando (acabamos de abrir los dos restaurantes) y en marzo abriremos el gimnasio", informan en el gabinete de comunicación de Mutua Madrileña. "La llegada de PwC a la torre de Sacyr o el traslado de Caja Madrid, demuestran que el modelo de las Cuatro Torres es rentable pese a la crisis y en unos años esperamos tener una ocupación similar a la del resto de los edificios de Mutua, que actualmente se sitúa en el 93% de ocupación", añaden.

Momento ideal para hacer mudanzas

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, no pudo ver hacerse realidad su sueño de centralizar los servicios de la entidad en un solo edificio, en la torre construida por Norman Foster y que la caja madrileña compró a Repsol por más de 800 millones en el año 2007. El actual presidente, Rodrigo Rato, tendrá que finalizar el proceso de fusión con Bancaja, la Insular de Canarias, Laietana, y las de Ávila, Rioja y Segovia antes de decidir si instala ahí definitivamente la sede del nuevo grupo financiero. A finales del pasado año un equipo de medio centenar de personas se trasladó a la torre para iniciar las obras de acondicionamiento. De acuerdo a fuentes del sector hay ya seis plantas del rascacielos ocupadas por empleados de Caja Madrid.

"Ahora es el mejor momento de los últimos años para mudarse de edificio de oficinas en Madrid", comenta Alicia Puertas, directora del departamento de oficinas de la consultora Cushman & Wakefield. "No solo por las cuatro torres, sino por cualquier edificio de oficinas de calidad, se dan ahora más posibilidades para retrasar los pagos, en ocasiones la empresa propietaria del inmueble corre con el coste de la implantación, los inquilinos tienen margen para negociar precios a la baja...".

"La incorporación de PwC a Torre Sacyr va a impulsar mucho la contratación en la zona", considera Ángel Serrano, director de negocio de Aguirre Newman, consultora que comercializa Torre Espacio. "Es el momento ideal para que grandes compañías que crecieron en España y que han ido ocupando espacios de forma fragmentada puedan situarse ahora en una sola localización, ahorrando costes", explica.

Ficha

-Torre Caja Madrid: es el edificio más alto de España, 250 metros. Caja Madrid compró la torre a Repsol en 2007 por 815 millones.

-Torre Espacio: tiene como inquilinos a empresas del grupo Villar Mir; las embajadas de Canadá, Reino Unido, Australia y Países Bajos, y empresas y bufetes.

- Torre cristal: el inmueble de Mutua Madrileña está ocupado por Bovis, Agbar, Affirma y el bufete inglés Olswang.

-Torre Sacyr: el inmueble de Mutua Madrileña será ocupado este año por PwC, que instalará ahí su sede en España. Además, un hotel de cinco estrellas ocupa 31 de sus 52 plantas.