Pide a Zapatero que retire el "pensionazo"

Zapatero y Lara constatan su lejanía al plantear salidas frente a la crisis

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el coordinador general de IU, Cayo Lara, han constatado hoy la distancia que les separa al plantear salidas a la crisis, aunque el jefe del Ejecutivo se ha mostrado receptivo a una propuesta de creación de empleo con la rehabilitación de viviendas.

Zapatero y Lara se han reunido en La Moncloa durante algo más de una hora, un encuentro "franco y sincero", en palabras del líder de IU, en el que cada uno ha defendido sus posiciones ya conocidas: el presidente ha justificado la necesidad de llevar a cabo todas las reformas puestas en marcha tras el rescate de Grecia e Irlanda, y Lara le ha insistido en que existe una salida más social para la crisis.

Una anécdota que parecía simbolizar la distancia entre ambos ha protagonizado el comienzo de la reunión, y es que Zapatero no ha recibido a Lara en la escalinata del Palacio -como sí hace, por ejemplo, con presidentes autonómicos o con el líder del PP, Mariano Rajoy-, un detalle que, no obstante, el coordinador general de IU no ha querido resaltar porque lo importante de la cita era "el contenido" y "la foto es la foto".

Durante una rueda de prensa tras la reunión, Lara ha explicado que ha proporcionado a Zapatero una carpeta con las propuestas de Izquierda Unida para afrontar la crisis y ha señalado que el presidente se ha mostrado especialmente interesado por una: un plan de rehabilitación de viviendas que permitiría crear empleo a las pymes y autónomos.

No se trata de otro "plan E", según ha especificado Lara, puesto que en este caso no se beneficiarían grandes empresas y sí los obreros de la construcción y de las profesiones vinculadas, lo que supondría crear, según las estimaciones de IU, unos 700.000 puestos de trabajo.

Para llevarlo a cabo, ha explicado Lara, el Estado debería subvencionar el 25% de las obras (lo que equivaldría a unos 5.000 millones de euros), mientras que los propietarios de las viviendas aportarían otros 15.000 millones; por su parte, el Estado recuperaría parte de la inversión gracias a las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores -no habría economía sumergida en estos casos-, y los ayuntamientos recaudarían los impuestos por las obras.

Más allá de esta medida, Lara ha trasladado a Zapatero otras propuestas, algunas de las cuales ya se las hizo llegar en la primera reunión que mantuvieron ambos, el 20 de abril de 2009, y otras se las dio a conocer IU al Gobierno en las reuniones de Zurbano.

Como ejemplo, IU pide que se dediquen a ayudas directas e indirectas a las pequeñas empresas los mismos recursos que se dan a la Banca y a las cajas de ahorro, que se elabore (en coordinación con los ayuntamientos) un plan de empleo-formación para parados de larga duración, que cree un sistema de banca pública o que se impulse una reforma fiscal progresiva de gran calado.

Durante el encuentro, el líder de IU ha pedido a Zapatero que retire el "pensionazo", y que si quiere hacer alguna reforma en el sistema de pensiones lo proponga en el programa electoral del PSOE para las generales.

Lara ha negado ante el presidente del Gobierno que sea imprescindible reformar el sistema de pensiones en este momento, y ha exigido que se mantenga la edad de jubilación en los 65 años, con 15 años de periodo de cómputo y 35 como tiempo para asegurar el cien por cien de la base reguladora.

Zapatero, por su parte, no le ha pedido su apoyo al pacto cerrado con los agentes sociales hace unos días, según ha comentado Lara, quien le ha reiterado al presidente su oposición al acuerdo.

Por otro lado, Zapatero ha preguntado a Lara su percepción sobre las próximas elecciones municipales y autonómicas, a lo que el líder de IU, según ha dicho, le ha augurado que la sociedad castigará a los barones socialistas -como ya ocurrió en Cataluña- y le ha advertido de que IU arrebatará al PSOE votantes después de que Zapatero haya incumplido muchos de sus compromisos de investidura.

Lara también ha afeado a Zapatero que en la reforma de la Ley Electoral recientemente aprobada no se haya modificado el sistema de reparto de escaños, incumpliendo así, según ha dicho, el compromiso al que llegó el presidente del Gobierno con IU en 2004. "El que falta a su palabra, a más ya no puede faltar", le ha espetado Lara.