Resultados

El beneficio de la filial lusa del Santander cae un 16,9% en 2010

El Banco Santander Totta, la división lusa del Santander español, obtuvo durante 2010 un beneficio neto de 434,7 millones de euros, lo que representa una caída del 16,9% respecto al ejercicio anterior.

Según los datos anunciados hoy por la compañía, los ingresos por su actividad comercial descendieron un 5,8%, mientras que su margen financiero se contrajo en un 9,8% debido al aumento de los costes para financiarse y la ralentización del crecimiento del crédito.

En la presentación de estos resultados ante la prensa, el presidente del Santander Totta, Nuno Amado, afirmó que la intención del banco es pagar dividendos "moderados" a sus accionistas, ya sea a través de una bonificación líquida o compensándolo con acciones para "reforzar" su capital.

De esta forma, la entidad seguirá los consejos del Banco de Portugal, que recomendó a los bancos lusos mostrar cierta contención a la hora de repartir dividendos para fortalecer los fondos propios.

El Santander Totta logró reducir sus costes operacionales en 2010 en un 3,2%, hasta alcanzar los 534 millones de euros, una política que según apuntó su presidente continuará a lo largo de 2011.

Además, el "core capital" -índice de solvencia que mide el porcentaje de su capital del que la entidad puede disponer la entidad de forma inmediata- se situó en el 10,3%, un 1% más que en 2009.

Según los datos facilitados hoy, la división lusa del Santander tiene en su poder 2.000 millones de euros en deuda pública portuguesa y otros 2.200 millones de euros en títulos de deuda española.

Amado reconoció también durante su intervención los problemas para acceder a liquidez de la banca portuguesa, aunque se mostró confiado en que las dificultades disminuyan a lo largo de 2010.

"La reapertura -del mercado de crédito- será más propicia en el segundo semestre", pronosticó el presidente del Santander Totta, quien subrayó que para conseguirlo es fundamental que las medidas de ajuste aprobadas por el Gobierno luso se concreten y apliquen correctamente.

La presión de los mercados se acrecentó en Portugal a comienzos de año y los intereses sobre su deuda soberana se situaron por encima del 7% -hoy también sobrepasaron esta cifra-, lo que disparó los rumores sobre la necesidad de que el país acabe por recurrir a la ayuda externa.

En este sentido, Amado explicó que la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Grecia e Irlanda "sólo ayudó a resolver la estabilización del riesgo soberano", por lo que insistió en la necesidad de "intentar no seguir ese camino".

El Banco Santander Totta es una de las mayores entidades financieras de Portugal y cuenta con cerca de dos millones de clientes y más de 700 oficinas, según los datos de la propia compañía.