Régimen fiscal discutido

La ley del juego se gesta entre fuertes críticas del sector

Los operadores privados cuestionan el papel del Estado y las empresas de internet avisan de desinversiones en el país.

El Gobierno aprobó el viernes el proyecto de ley del juego, que regula por primera vez todas las modalidades de juego que se desarrollan a través de internet.

El proyecto de ley prevé la creación de un impuesto, diferente para cada tipo de actividad, para las empresas que operan en este sector, y que se cargará sobre los ingresos brutos de cada compañía.

La ley reserva en exclusiva el juego de loterías de ámbito estatal a Loterías y Apuestas del Estado -que se va a transformar en sociedad estatal y que se va a privatizar en un 30%- y a la ONCE.

El régimen fiscal previsto en el proyecto de la ley del juego no ha sido bien recibido por los operadores tradicionales. Fuentes del sector consultadas por Efe criticaron que se instauren tantos tipos impositivos, uno por modalidad de juego. Y advierten de que la propuesta del Gobierno supone una ruptura del equilibrio entre juego público y privado, pues Loterías y Apuestas del Estado (LAE) tendrá posibilidad, aseguran, de actuar en los dos ámbitos.

La Asociación Española de Apostadores por Internet (Aedapi) coincide en un comunicado con la idea de que el mercado español no será atractivo, así que "muchas" empresas lo abandonarán.

Esto causará "importantes desinversiones" en publicidad y patrocinio. No obstante, la asociación señaló en un comunicado que "celebra la iniciativa del Gobierno mediante la creación de un marco legal adecuado, una petición que usuarios, operadores y expertos en internet años llevan solicitando".

El consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, cuestionó que el rendimiento del nuevo impuesto beneficie solo al Estado central, "en una nueva muestra de deslealtad institucional del Gobierno de Rodríguez Zapatero".