Se encuentra bloqueada desde hace 10 años

Zapatero explicará a Merkel la negativa firme de España a una patente europea sin el español

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, explicará a la canciller alemana, Angela Merkel, el próximo jueves en Madrid la negativa firme de España a la creación de una patente europea que discrimine al castellano, han avanzado este viernes fuentes del Ejecutivo español.

El Palacio de la Moncloa acogerá la 23 cumbre bilateral entre ambos países, que tendrá marcado acento económico y en la que Zapatero aprovechará para trasladar a la canciller alemana la postura de España en contra de un sistema europeo de patentes únicamente en tres lenguas: inglés, francés y alemán.

El Gobierno de Rodríguez Zapatero precisa que está a favor de la creación de la patente europea pero advierte de que no apoyará ni participará en ningún sistema que no reconozca la "eficacia jurídica" de la versión española de la patente por los problemas de seguridad que las traducciones pueden plantear en eventuales litigios, señalan fuentes gubernamentales.

Al no haberse alcanzado un consenso en torno a la patente europea -Italia también se opone a que su idioma sea discriminado- el resto de ministros de Industria de la UE se disponen a aprobar el 10 de marzo que se avance sin España e Italia en una 'cooperación reforzada' para crear una patente europea que reduzca los costes para los innovadores.

España ya ha avanzado que si esta decisión sale adelante la recurrirá ante el Tribunal de Justicia de la UE, con sede en Luxemburgo, porque considera que su objetivo no es otro que "burlar" la oposición de España e Italia al sistema pactado, explican las fuentes.

El mecanismo de la cooperación reforzada, que permite a unos países avanzar más rápido que otros en materias en las que no existe unanimidad, se puede utilizar cuando se constate la imposibilidad de alcanzar un acuerdo en un plazo razonable, según el Tratado de Lisboa. En este caso, considera España, los Gobiernos no han agotado la vía de la negociación y no hay necesidad de ir tan rápido como pretende la Comisión Europea.

De hecho, el Gobierno español atribuye estas prisas para aprobar el 10 de marzo el sistema de la patente europea sin España e Italia a un intento de influir en un dictamen pendiente del Tribunal de Luxemburgo sobre esta cuestión.

España recurrirá a la Corte independientemente de lo que diga ese dictamen porque considera que avanzar en este sistema a través de una cooperación reforzada "rompe el mercado interior" al dejar fuera a algunos países, agregan las fuentes. El Gobierno recuerda además que hasta la fecha las cuestiones lingüísticas en la UE se pactaban por "unanimidad".

La patente europea se encuentra bloqueada desde hace 10 años porque su aprobación requiere unanimidad y Madrid y Roma la vetan por considerar que discrimina al español y al italiano.

Para sortear este veto, un total de 12 países (Alemania, Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Lituania, Luxemburgo, los Países Bajos, Polonia, Suecia y el Reino Unido) han solicitado una cooperación reforzada. El resto de países también están a favor.