La reforma de la Seguridad Social

Gobierno y sindicatos acuerdan poder jubilarse a los 65 años con 38,5 cotizados

Gobierno y sindicatos alcanzaron ayer un principio de acuerdo para la reforma de las pensiones sobre el que siguieron puliendo aspectos todo el día. Las centrales dieron por "despejadas" las dudas esenciales. El Gobierno aprobará hoy un texto legal en Consejo de Ministros con el aval sindical.

Al final se quedó en 38 años y medio. El principal escollo a salvar por Gobierno y sindicatos para alcanzar un principio de acuerdo era cuántos años de cotización se exigirían para poder percibir la jubilación completa con 65 años. Hasta ahora bastaba con 35. Trabajo propuso en un primer momento 41, y luego 39. Los sindicatos pedían 38 como máximo. Finalmente, tras dos intensas semanas de negociación, cuyos últimos episodios acabaron de madrugada, se logró consensuar un punto medio. Se mantiene la posibilidad, pues, de jubilarse con 65 años con el 100% de la pensión para carreras largas, pero el Gobierno ha logrado que la edad legal pase de manera gradual a ser 67 años, con 37 años de cotización.

El principio de acuerdo alcanzado ayer por Gobierno y sindicatos será rubricado oficialmente el próximo miércoles día 2 de febrero, con el fin de reformar el sistema de pensiones y evitar su entrada en déficit operativo en los próximos años. Un acuerdo que llega cuatro meses después de que el Gobierno se comprometiera a modificar el sistema de pensiones en Bruselas. Los puntos esenciales del documento son los siguientes.

La jubilación legal se retrasa a los 67 años, pero con un periodo transitorio que en la práctica solo será aplicable desde 2027, y que será esquivable por la mayoría de los trabajadores por las opciones de jubilación con toda la prestación y 65 años cumplidos, posibilidad que los sindicatos han convertido en bandera.

Pensión completa

Podrán jubilarse a los 65 años y con la pensión completa los trabajadores que acumulen 38,5 años de cotización. El Gobierno había pretendido desde el principio que se llegase a los 41 de cotización, posibilidad a la que tendrían acceso solo quienes trabajasen desde los 24 años ininterrumpidamente hasta los 65 años de edad, y los sindicatos consideraban que con 35 años, como en la actualidad, podría ser suficiente. La pensión completa con 67 años de edad se logrará si se han cotizado 37 años.

Periodo de cálculo

El periodo de cálculo de la prestación pasará de los 15 años actuales (los 15 últimos) a los 25 últimos años de carrera laboral. El tránsito será gradual y se llevará a cabo en dos tramos. Así, de 2013 hasta 2018 se subirá un año de cotización por año que pase, de manera que en 2018 serán necesarios 20 años para percibir la pensión mínima. Se procederá de la misma manera de 2022 a 2027, por lo que en 2027 se llegará a los 25 años. Los sindicatos querían elevar únicamente a 20 años el periodo de cálculo; pero las necesidades de reforzar la contributividad han terminado imponiendo en esta materia las tesis del Gobierno.

Cotización mínima

El periodo mínimo para acceder a la prestación contributiva se mantendrá en los 15 años, aunque con tal cotización únicamente se podrá cobrar el 50% de la base reguladora de la pensión. El Gobierno quería elevarlo a 20 años, o al menos a 17. Finalmente se deja en 15 para no provocar efecto expulsión de cotizantes, pero se reparte la carga de la escala de aseguramiento de forma más equitativa para premiar las carreras largas de cotización.

Escala de aseguramiento

La escala de aseguramiento se quiebra. Ahora tienen prima las cotizaciones entre los años 15 (mínimo exigible) y los 25, de forma que con 15 años se toma el 50% de la base reguladora (llamémosle pensión aunque no sea exactamente lo mismo), y con 25 años, el 80%; así, los años de 25 a 35 para llegar al 100% de la pensión tienen solo una acumulación de un 2% por año.

Con la reforma, el reparto del premio es igual para cada año, y se repartirá el 100% entre los 15 años (mínimo) y 37 (máximo). En plata: con 37 años cotizados se logrará el 100% de la pensión si se han cumplido los 67 de edad, y los 25 últimos se ha mantenido la cotización.

Jubilación anticipada

La posibilidad de jubilarse anticipadamente se fija con carácter general desde los 63 años, con coeficientes reductores que oscilarán entre el 5% y el 6% según el número de años de anticipo de pensión. En caso de despido, la jubilación anticipada podrá ser a los 61 años y se le aplicará una importante penalización a la empresa. Ahora es posible jubilarse con 61 años, o con 60 si se registraron cotizaciones antes de enero de 1967.

Regímenes especiales

Se fortalecerán las cotizaciones de los regímenes especiales (agrario, autónomos) al estirar a 25 años el periodo para calcular la prestación, ya que los dos regímenes cotizan de manera mayoritaria por base mínima y solo 15 años por interés económico. Con estas medidas, las partes consideran que se estabiliza el sistema de pensiones para 30 años, y que el gasto en pensiones, siempre dependiendo de la evolución de la economía, no superará el 12,5% o 13% del PIB en 2025, justo cuando las cohortes más masivas del baby boom lleguen a la edad de retiro. Otra de las cuestiones tratadas ayer en la mesa de negociación fue el incremento de las carreras de cotización en becarios, madres y padres. Según fuentes de la negociación, los sindicatos exigieron que los becarios puedan contar como cotizados hasta 112 días (unos cuatro meses) y que las personas que hayan abandonado un empleo para cuidar un hijo puedan anotarse nueve meses de cotización extra por niño.

2.00: moncloa

La negociación se desbloqueó a las 2 de la madrugada del jueves en Moncloa. Zapatero, tras una agitada cena, tomó una distendida copa con Méndez y Fernández Toxo. La discrepancia estaba en los años cotizados para tener pensión completa con 65 años. El presidente ofreció 38,5 años, y los sindicalistas aceptaron.