Entorno. Renovables

La fotovoltaica, en el aire tras una lenta agonía regulatoria

Tres cambios normativos en tres años ahogan a un sector endeudado.

La decisión del Gobierno de dar una nueva vuelta de tuerca normativa a la energía solar fotovoltaica ha dejado al sector al borde del precipicio, según empresas, patronales y sindicatos. Son ya tres largos años de vaivenes regulatorios en los que, a cada paso del Ejecutivo, se ha añadido incertidumbre y pérdida de peso específico, dicen.

La última iniciativa del Ejecutivo, aprobada ayer en el Congreso, se percibe como la estocada final. El Gobierno sacó adelante el real decreto-ley por el que se recortan con carácter retroactivo el número de horas de producción fotovoltaica con derecho a recibir la prima. La medida se traduce en la reducción de hasta un 30% para las instalaciones durante los tres años de aplicación de la medida, aunque el Gobierno haya extendido el cobro de 25 a 28 años.

"Ya la medida de 2008 supuso el hundimiento del modelo de crecimiento del negocio", explican desde la Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif). En septiembre de ese año, y tras la explosión de la solar fotovoltaica que azuzó la especulación, el Ejecutivo aprobó un real decreto que recortaba las primas a 32 euros por MW para las instalaciones de suelo y dejaba la retribución para las instalaciones de techo en 34 euros por MW a aquellas menores de 20 MW de potencia y en 32 euros a aquellas que superaran esa potencia. La potencia total permitida ascendía a 500 MW.

Aquella norma también establecía la creación de un registro de instalaciones, "por orden de antigüedad, lo que aumentó la compraventa de licencias, favoreciendo la especulación, y acabó con la competencia", explican desde Asif. "Hasta que no te tocara no hacías nada, podías venderla o utilizarla, que no pasaba nada", añaden.

Echando la vista atrás, el sector juzga que la medida retrasó el crecimiento de la industria y sobre todo frenó la innovación, un aliado clave de las renovables para reducir la brecha de precios respecto a la energía de origen fósil. Además, se destruyó el 90% de empleo temporal y el 30% del empleo fijo, según las cifras de Asif.

Reducción drástica de potencia

Tras ese primer recorte, el sector vio mermar drásticamente la potencia instalada, de 2.500 MW en 2008 a unos exiguos 11 MW en 2009. Pasó todo un año, y desde noviembre de 2009 hasta abril de 2010 el negocio se fue acoplando a la nueva situación normativa, apoyándose en la exportación.

Pero el fantasma del fraude seguía enquistado en la cadena de producción y de comercialización y el Gobierno decidió en noviembre de 2010 reducir la retribución de las nuevas plantas hasta un 45%. A finales de diciembre de ese mismo año llegó una nueva medida, otro decreto ley que limita las horas operativas con derecho a recibir las primas.

La crisis económica y financiera ha terminado de lastrar un sector que, pese a los vaivenes normativos, ha sido capaz de reducir los costes en un 70% en los últimos cuatro años. Las entidades financieras han cortado el grifo a muchos proyectos de fotovoltaica, aunque atesoren garantías de solvencia. "La peor consecuencia está siendo la pérdida de confianza en todo un sector", añaden de Asif.

La fotovoltaica genera 28.350 empleos en España, de los 113.227 que aglutinan las renovables, según el Estudio asociado al impulso de las energías renovables en España 2010, realizado por el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud del sindicato Comisiones Obreras.

La industria ha recortado los costes un 70% en los últimos cuatro años

Atentos a...

Avalancha de recursos. Las principales patronales fotovoltaicas calculan que, hasta que se dicte sentencia, los tribunales pueden acumular cerca de 630.000 recursos de afectados por los recortes del Gobierno al sector. El paquete de medidas aprobado por el Ejecutivo, entre las que figura el recorte de horas de producción, prevé unos ahorros de 607 millones de euros entre 2011 y 2013.

Calendario

Septiembre de 2008. El Gobierno aprueba un real decreto que limita la potencia instalada a 500 MW y reduce las primas para las instalaciones de suelo y de tejado.

Abril de 2010. Salta de nuevo la chispa del fraude dentro del sector, que apunta a que algunas instalaciones fotovoltaicas producen de noche para cobrar las primas.

Julio de 2010. El Gobierno arranca la tramitación de un nuevo real decreto con nuevas medidas restrictivas para esta tecnología.

Noviembre de 2010. Se aprueba la nueva medida normativa, por la que se reduce la retribución de las nuevas plantas hasta un 45% y se incluyen reducciones a las primas con carácter retroactivo. El sector advierte que la medida supone la merma del mercado solar fotovoltaico a la mitad para los próximos años.

Diciembre de 2010. Se da luz verde a la limitación de horas operativas con derecho a recibir primas.

Enero de 2011. El Congreso aprueba el real decreto-ley para aplicar la reducción del 30% en el número de horas de producción con derecho a recibir la prima. La medida prevé el recorte durante tres años.