Nuevas infraestructuras

Murcia construye su aeropuerto con el nuevo modelo de Fomento

La empresa que gestionará el complejo se convierte en proveedor de servicios de control de tráfico aéreo y podría licitar por alguna torre de AENA.

Murcia construye su aeropuerto con el nuevo modelo de Fomento
Murcia construye su aeropuerto con el nuevo modelo de Fomento

La construcción del nuevo aeropuerto privado de Murcia se ha acelerado en los últimos meses. El objetivo es prestar sus primeros servicios antes de marzo de 2012 y ofrecer su estratégica ubicación entre los actuales aeródromos de Alicante (9,3 millones de pasajeros en 2010, un 2,7%, más), San Javier (1,3 millones, el 17% menos) y Almería (787.000 pasajeros, un 0,6% menos) en la temporada alta de ese mismo ejercicio. Más de 600 personas trabajando a pleno rendimiento aseguran que el calendario se cumplirá sin dejar margen para los retrasos.

Si las previsiones que han realizado los dueños y gestores de la instalación aérea se cumplen, en 2012 el aeropuerto recibirá ya un millón de pasajeros y en el plazo de tres años multiplicará esta cifra por tres.

Dado lo avanzado de la construcción y lo apurado del calendario para la entrada en servicio, sus promotores han entrado ya en contacto con distintas aerolíneas. Quieren acudir el próximo otoño a las subastas mundiales de slots (derechos de aterrizajes y despegues) y definir una amplia programación de operaciones para el verano de 2012.

En otoño acudirán a la subasta de derechos de tráfico

Mariano Menor, director del aeropuerto, asegura que están en contacto con "un número importante" compañías de bajos costes pero también negocian con aerolíneas de red que han mostrado su interés por prestar servicios de transporte al perfil del pasajero que elegirá el aeropuerto de Murcia como destino. Se trata de personas en viaje de ocio, mayoritariamente extranjeras que se desplazan desde Europa hasta la costa del Mediterráneo solo con el billete de avión, porque tienen residencia propia en la zona.

Como el tiempo acucia, los responsables del aeropuerto de Murcia han ultimado el dispositivo que les permitirá atender las necesidades de control de tráfico aéreo de la instalación. Mariano Menor estima que la plantilla necesaria oscila entre 8 y 10 controladores. Explica que, aprovechando las ventajas que ofrece el nuevo modelo de gestión aeroportuaria que durante el último año ha diseñado y aprobado el Ministerio de Fomento, la empresa gestora ha presentado los papeles para convertirse en un proveedor privado de servicios de tráfico aéreo en torre de control. Con esta iniciativa no solo conseguirá convertir al de Murcia en el primer aeródromo, al margen de los de la red de AENA, que organiza sus propias operaciones de ordenación del tráfico de aviones. También podrá optar a los procesos de liberalización del servicio de las torres de aeródromos de titularidad pública.

Igualmente aprovechará las oportunidades que ofrece el sistema de información sin controladores conocido como AFIS.

El aeródromo se levanta a una distancia de 25 kilómetros de la capital de la comunidad autónoma y a unos 32 de Cartagena. El municipio de la Corvera donde se levanta es una planicie hasta ahora ocupada por plantaciones de limoneros y de alcachofas. Como todos los aeropuertos en construcción, ofrece un aspecto imponente con una amplia terminal de 28.500 metros cuadrados, una torre de control todavía en esqueleto de 35 metros de altura y una pista de 3.000 metros de longitud. La inversión de la primera fase suma 250 millones.

La empresa constructora, que además es titular de la explotación por un periodo de 40 años a partir de 2007, está liderada por Sacyr con el 60% del capital. El resto se reparte en participaciones iguales del 6,66% entre la Caja de Ahorros del Mediterráneo y la de Murcia, junto a cuatro grupos empresariales de la próspera economía de la comunidad: Infucapital, Inprisma, Cementos La Cruz y Grupo Monthisa.

La cifra

250 millones de euros es la cantidad que el grupo liderado por Sacyr invertirá en la primera fase del nuevo aeropuerto.