Números rojos

La Seguridad Social de EE UU tendrá un déficit de 45.000 millones de dólares en 2011

La Seguridad Social de EE UU, el organismo que gestiona las prestaciones por jubilación e incapacidad, entrará en números rojos este año con un déficit de 45.000 millones de dólares, informó la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO).

"Si excluimos los intereses, los superávit de la Seguridad Social de EE UU se convertirán en un déficit de 45.000 millones de dólares en 2011 y alcanzarán los 547.000 millones de dólares en el periodo 2012-2021", indicó la CBO en un informe publicado hoy, del que ayer se desveló una primera parte.

Esto significa que la Seguridad Social estadounidense no ingresará este año lo suficiente para hacer frente a sus gastos, por lo que deberá recurrir a fondos federales para mantener sus compromisos, y ahondará así en el ya grave déficit presupuestario del país.

Además, la CBO estimó que a este ritmo de déficit la Seguridad Social consumirá todos sus fondos fiduciarios alrededor de 2037.

Según datos federales, más de 54 millones de ciudadanos reciben beneficios sociales, por una media de 1.076 dólares al mes.

Estas proyecciones suponen más malas noticias para el Gobierno del presidente, Barack Obama, empeñado en reducir el abultado déficit en las cuentas públicas del país.

Obama ha anunciado un ambicioso plan de recorte del gasto público que, sin embargo, no va acompañado de un aumento de los ingresos federales tras la reciente extensión de la reducción de impuestos a los contribuyentes, aprobada por el Congreso como parte del plan de estímulo económico.

De acuerdo a la primera parte del informe de la CBO, difundida ayer, el déficit presupuestario de EE UU alcanzará en el año fiscal 2011 la cifra récord de 1,5 billones de dólares, por encima de las proyecciones de 1,07 billones de dólares realizadas en agosto pasado.

Obama, en su discurso sobre el Estado de la Nación del pasado martes ante el Congreso, hizo un llamado para una "solución bipartidista (Demócratas y Republicanos) para fortalecer la Seguridad Social de las futuras generaciones".

El presidente Obama tendrá que gobernar en minoría en la nueva Cámara de Representantes salida de las elecciones de noviembre pasado, donde los republicanos recuperaron la mayoría.