Similar a la que recientemente lanzó Al Jazeera

'The New York Times' quiere un sistema para obtener filtraciones

El diario estadounidense The New York Timess estudia la creación de un sistema que, al estilo del funcionamiento de Wikileaks, le permita recibir filtraciones anónimas mediante internet, según detalla el blog Cutline, de Yahoo News.

El director ejecutivo del rotativo neoyorquino, Bill Keller, confirmó a los responsables de ese blog que el diario ha estudiado la posibilidad de crear su propio sistema para facilitar las posibles filtraciones y que el diario reciba grandes documentos de una manera anónima y segura.

Se trataría de una unidad dentro de The New York Times similar a la que recientemente lanzó el canal Al Jazeera, llamada Unidad de Transparencia y que funciona como un buzón anónimo en internet que permite enviar documentos a través de un sistema codificado que no registra los datos personales del informante.

"Un pequeño grupo de periodistas ha estado barajando opciones con la ayuda de la unidad de investigación y el departamento legal (del diario) para crear una especie de carril libre y automático para filtraciones", indicó a los responsables del blog Keller, quien reconoció que todavía no se ha tomado ninguna decisión al respecto.

Si The New York Times se anima finalmente a lanzar ese sistema a través de internet, seguiría los pasos de Al Jazeera, que creó a principios de mes su propia unidad de funcionamiento similar a Wikileaks.

Esa unidad ya ha desatado la polémica al divulgar esta semana información confidencial sobre las propuestas de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) a Israel durante el proceso de paz, lo que se ha llamado ya el "Wikileaks palestino".

The New York Times fue uno de los medios internacionales que, junto con El País, The Guardian, Le Monde y Der Spiegel, publicaron en 2010 las filtraciones de los 250.000 cables de la diplomacia estadounidense intervenidos por WikiLeaks.

También figuró The New York Times entre las publicaciones internacionales que obtuvieron copias de documentos confidenciales sobre las guerras de Irak y Afganistán divulgados en los últimos meses por Wikileaks.