Las empresas pidieron una rebaja de 1.600 millones

Las eléctricas exigieron a Industria un recorte de las primas fotovoltaicas

El polémico recorte de las primas a la energía fotovoltaica, que tiene en pie de guerra al sector, fue pactado entre Industria y las grandes eléctricas a finales de año. Estas pidieron un recorte de 1.600 millones (finalmente, han sido 750 millones) a cambio de cesiones en la guerra del carbón y de algunos "sacrificios" menores en la tarifa.

Las grandes empresas eléctricas integradas en Unesa (Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa) negociaron a finales del año pasado un pacto con el Ministerio de Industria que incluía una reforma de los costes de la tarifa eléctrica. Dicha reforma se saldó con el real decreto ley anunciado el día 23 de diciembre que incluía el polémico recorte de las primas a las instalaciones fotovoltaica de 740 millones de euros (el recorte se produce por la limitación de las horas subvencionadas).

Fuentes empresariales aseguran que esta cantidad supone casi la mitad de lo que habían pedido las eléctricas, que reclamaron hasta 1.600 millones como vía para cortar la sangría del déficit de tarifa. A cambio, éstas se mostraron dispuestas a hacer algunos "sacrificios", como el pago de un peaje por parte de las generadoras por el uso de las redes de distribución (143,6 millones) y la financiación de los planes de ahorro energético (270 millones este año), que también se incluyeron en la norma.

Sin embargo, el sacrificio no resulta equiparable al de las empresas fotovoltaicas si se tiene en cuenta que el citado peaje es un coste menor a repartir entre multitud de generadoras (no solo las grandes), que tienen, además, la posibilidad de trasladar este coste al precio final de la energía. En cuanto a los planes de ahorro energético, los tribunales ya habían determinado que no podían ser financiados en la tarifa eléctrica. A partir de ahora lo costearán 11 compañías, encabezadas por Endesa e Iberdrola, que asumirán casi el 70%.

Las eléctricas están muy preocupadas por que Luxemburgo paralice las medidas de apoyo al carbón que ellas recurrieron

Por otra parte, la orden ministerial de tarifas del 1 de enero compensa a las distribuidoras de los grandes grupos eléctricos con una mejora de la retribución de 604 millones de euros y de los pagos por capacidad, que recibirán las centrales "víctimas" de las medidas de apoyo al carbón nacional.

Minería

De hecho, el pacto global sobre la reforma de la tarifa entre Industria y el sector se aceleró después de que, a finales de noviembre, las tres grandes eléctricas lograran paralizar judicialmente el real decreto sobre el carbón nacional, que no incluía el pago del lucro cesante reclamado por las empresas. Esta petición se ha resuelto con los citados pagos por capacidad, aunque el proceso está enredado en el Tribunal de Luxemburgo, que debe decidir en breve si prorroga las medidas cautelares que otorgó a las eléctricas (y la Xunta de Galicia) en noviembre.

Las eléctricas están seriamente preocupadas ante la posibilidad de que el tribunal mantenga las cautelares, lo que supondría, de hecho, desactivar las medidas sobre el carbón del Gobierno. Y les impediría cumplir con el pacto sellado con Industria, que incluye la retirada de los recursos judiciales en Luxemburgo y el Tribunal Supremo.

Brentan apoya la norma porque "acota" los gastos

El consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan, aseguró ayer en una conferencia en la Real Academia de Ingeniería (RAI), que el real decreto ley de medidas urgentes para contener los costes del sistema va "en la justa dirección" porque "acota y limita" los gastos. En línea con la patronal Unesa, Brentan se mostró confiado en que el Congreso convalide hoy el texto. El ejecutivo de Endesa dijo que la fotovoltaica debe asumir parte de los recortes y recordó que las eléctricas también deberán afrontar una parte de la carga al pagar el bono social; los planes de eficiencia y un peaje a la producción. En su opinión, la norma permitirá atajar el problema del déficit de tarifa y hará que "la luz suba menos en el futuro".

Por otro lado, las eléctricas cobraron ayer los 2.000 millones del déficit que el Tesoro ha colocado en el mercado.

La cifra

70,1 millones ha sido el coste del bono social hasta noviembre de 2010. Este bono (quien lo disfruta se libra de la subida de la luz) se amplía hasta 2014.