Reforma de las pensiones

Vía libre al Pacto de Toledo, pero sin consenso en la edad de jubilación

Las recomendaciones del Pacto de Toledo sobre la reforma de las pensiones se aprobaron ayer en el Pleno del Congreso con los votos de PSOE, PNV, CiU y CC. La edad de jubilación, que el Gobierno pretende elevar hasta los 67, fue el principal escollo esgrimido por PP, CiU y formaciones de izquierda para rechazar este punto. No obstante, PSOE y CiU sacaron adelante un voto particular en favor de la "jubilación progresiva y flexible", punto en el que se abstuvo del PP.

Vía libre al Pacto de Toledo, pero sin consenso en la edad de jubilación
Vía libre al Pacto de Toledo, pero sin consenso en la edad de jubilación

Pocas sorpresas en la jornada parlamentaria de ayer. Las continuas peticiones de patronal y sindicatos cursadas los pasados días a las formaciones políticas para que hagan un esfuerzo en lograr un consenso parlamentario en materia de pensiones no dieron fruto. El Gobierno logró ayer en la Cámara Baja la aprobación de las recomendaciones del Pacto de Toledo con los apoyos que tenía antes de sentarse a negociar con los agentes sociales (PNV y CC) a los que se sumó CiU para la parte del informe general.

El punto caliente de la reforma sigue siendo la edad de jubilación, que el Gobierno quiere elevar de 65 a 67 años. Una cuestión en la que PP, CiU y las formaciones de izquierda, igual que los sindicatos, no tienen intención de ceder. Para los portavoces de IU y ERC, Gaspar Llamazares y Joan Ridao, porque se trata de una "conquista histórica del movimiento obrero. Y para el PP, porque "es falso que el sistema necesite una reforma ineludible" y "ni una sola de las recomendaciones del Pacto de Toledo justifica elevar la edad legal de jubilación".

El portavoz del PSOE José Antonio Alonso veía posible antes del Pleno lograr apoyos suficientes para tumbar los votos particulares presentados por todas las formaciones menos CC en contra del aumento de la edad de jubilación a los 67. Pero no fue así. Los diputados de ERC, IU, ICV, BNG y Nafarroa Bai presentaron en el hemiciclo enmiendas a la mayoría del texto a través de un paquete de votos particulares. También lo hizo CiU, que en el último momento introdujo con el apoyo del PSOE un voto particular con 21 recomendaciones, una más de las previstas, en la que se propone una jubilación progresiva y flexible.

Otro de los aspectos sacados a la palestra fue los años de cotización mínima para poder percibir la pensión completa. Siendo actualmente necesario cotizar durante al menos 35 años, el Gobierno pretende que el listón suba hasta los 39 años. Medida, por cierto, que el Ejecutivo ve consistente con su idea de elevar la edad de jubilación a los 67, pero que se podría implementar aunque los jubilados se sigan retirando a los 65. En palabras de Jesús Caldera, nuevo portavoz socialista en el Congreso para la reforma de las pensiones, "la alternativa a estas reformas sería hacer modificaciones más graves en un futuro".

El único punto en el que coincidieron todas los partidos fue en el voto particular conjunto, anunciado en la víspera del Pleno, en el que se manifiesta la defensa del mantenimiento y la mejora del sistema de pensiones basado en el reparto y la solidaridad. Los tiempos apremian ya al Ejecutivo. A juzgar por el apoyo cosechado, el Consejo de Ministros del viernes deberá aprobar un texto sin perder de vista el consenso de mínimos obtenido al respecto. Punto éste fundamental, dado que el proyecto que salga de Moncloa deberá pasar el filtro del Congreso. Alcanzar un acuerdo global con patronal y sindicatos parece cada vez más vital para el Ejecutivo. No ya para que las reformas gocen de mayor aceptación social, sino para que puedan ver la luz con garantías.

Caldera: es posible negociar más allá del viernes

A tres días de que el texto del Pacto de Toledo pase por el Consejo de Ministros, los contactos entre Gobierno, patronal y sindicatos para llegar a un acuerdo tripartito en la reforma de las pensiones discurren a toda velocidad. Las partes se volvieron a reunir ayer mañana y tarde, reiterando su voluntad de seguir los encuentros hasta el viernes. Llegar a un acuerdo antes de ese día se antoja, no obstante, "muy difícil". Así lo indicó ayer el nuevo portavoz del Grupo Socialista para la reforma de las pensiones, el ex ministro de Trabajo Jesús Caldera, que sin embargo no ve "imposible" seguir negociando con los sindicatos entre el viernes 28 y el día en que se vote el proyecto de Ley en la Cámara. Las conversaciones son intensas. El lunes, día antes de la discusión de las recomendaciones en el pleno del Congreso, representantes de las tres partes "trabajaron duro hasta las dos de la madrugada" y acercaron posiciones, según reveló el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida. "No hay acuerdo, pero Gobierno y sindicatos están a punto de lograrlo", sentenció el líder nacionalista catalán, cuyo partido también ha mantenido contactos con Gobierno y agentes sociales.

En la misma línea se expresó ayer el vicepresidente primero de CEOE y presidente de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández. "Creo que todo va por buen camino y que el acuerdo está muy cerca", apuntó a los medios antes de asistir a un acto. Los años de cotización mínima para percibir la pensión completa es, según Fernández, "la cifra clave" de dicha negociación. El Gobierno querría elevar el listón de los 35 a 39 o 41 años, listón que los sindicatos no aceptan, de momento. Fuentes socialistas confían en lograr, al menos, acuerdos parciales con los sindicatos sobre el texto de la reforma.

Lo que recomienda el texto votado

1 Edad legal de jubilación. Aunque no hay acuerdo en la cifra, se considera la prolongación de la vida laboral como "un objetivo necesario y deseable".

2 Prolongación voluntaria. Las recomendaciones sugieren la discusión de todo tipo de ventajas, desde fiscales a laborales, e incluso mejorar el tope máximo a cambio de que el trabajador siga en activo.

3 Prestaciones no contributivas. Las prestaciones de quienes no alcanzan los mínimos exigidos de cotización correrán totalmente a cargo de los Presupuestos del Estado.

4 Mantener el poder adquisitivo. Cuando la subida del IPC previsto sea superior a la real, la mejora podrá incorporarse a la pensión, previa presentación de un informe de viabilidad financiera.

5 Excedentes. Los excedentes de la Seguridad Social deben destinarse, sin límite, a aumentar la dotación del Fondo de Reserva del sistema.

6 Autónomos, becarios y hogar. Extender la cotización a becarios de postrado y empleados del hogar. También equiparar los derechos de los autónomos con el régimen general.

7 Carreras y cotizaciones. Elevar tanto el tope máximo de cotización como la pensión máxima. No se dan cifras.

8 Cálculo de pensión. Modificarlo para aplicar a los años cotizados un mismo porcentaje.

9 Lucha contra el fraude. Controlar las prestaciones de incapacidad para luchar contra el absentismo y uso fraudulento.

10 Sistemas complementarios. Regular y potenciar los planes de pensiones privados y garantizar la neutralidad del actual sistema.

Las frases

Jesús Caldera (PSOE): "Es tiempo de coraje y determinación. Si no reformamos el sistema de pensiones ahora, se tendrá que modificar más adelante de manera más abrupta".

Gaspar Llamazares (IU-ICV): "Renunciar a los 65 años como edad legal de jubilación sería renunciar a una conquista histórica del movimiento obrero".

Tomás Burgos (PP): "Elevar la edad legal de la jubilación a los 67 años implicará un recorte del 20% en las prestaciones".