Petróleo

El barril de petróleo de Texas bajó el 1,91% y cerró a 86,19 dólares

La cotización del petróleo de Texas bajó hoy el 1,91% en la Bolsa Mercantil de Nueva York y cerró la sesión a 86,19 dólares por barril (159 litros), su nivel más bajo en casi dos meses, en un día marcado por la contracción de la economía británica y la caída de los precios de la vivienda en EE UU.

Al concluir la sesión en Nueva York, los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en marzo restaron 1,68 dólares, por lo que han terminado a su nivel más bajo desde el 30 de noviembre, cuando cerró a 84,11 dólares por barril.

Así, los precios del crudo encadenan su sexta jornada consecutiva de descensos y se alejan del nivel de los 90 dólares que habían recuperado recientemente.

Los contratos de gasolina para entrega en febrero restaron hoy siete centavos para acabar a 2,34 dólares por galón (3,78 litros), mientras que los de gasóleo para calefacción para entrega ese mismo mes bajaron dos centavos y acabaron a 2,59 dólares por galón.

También cayeron decididamente este martes los contratos de gas natural para febrero, que restaron 11 centavos de dólar para terminar a 4,47 dólares por cada mil pies cúbicos.

La depreciación del crudo y sus derivados se produjo un día marcado por la noticia de que la economía del Reino Unido se contrajo un 0,5% en el último trimestre de 2010 debido a las intensas nevadas caídas a finales del año.

Esa caída del PIB sorprendió a los expertos y puso así fin a un año de crecimiento económico en el Reino Unido, que sale débilmente de la crisis, al tiempo que generó preocupación entre los analistas acerca de la fortaleza de la recuperación económica.

Tampoco eran muy alentadoras las noticias procedentes de EEUU, donde se conoció que el precio de las viviendas unifamiliares en las veinte mayores ciudades cayó en noviembre pasado un 1,6% respecto del mismo mes del año anterior, lo que supone el segundo descenso anual consecutivo.

Es el quinto mes consecutivo que las viviendas unifamiliares de las grandes ciudades registran un descenso mensual generalizado de sus precios, que ahora son muy similares a los de mediados de 2003.

Sin embargo, este martes también se conoció que la confianza de los consumidores estadounidenses en la evolución de la economía de su país subió en enero a su nivel más alto en ocho meses, tras haber registrado un inesperado descenso en diciembre.