La city

Fiebre por las estufas

Si en algo ha cambiado el paisaje de las ciudades la nueva ley antitabaco es en la proliferación de mesas fuera de los bares donde echarse el pitillo de después del café. En algunos casos son solo una o dos mesas, aunque también muchos hosteleros han decidido ampliar el negocio con una terraza. El problema de éstas es que requieren la instalación de estufas para sobrellevar los rigores del invierno y encontrar hoy un suministrador de estos aparatos en la Península se ha convertido casi en misión imposible. Prueba de estos problemas de abastecimiento es la reciente llegada al puerto de Valencia de un barco cargado con más de 45.000 estufas tipo champiñón procedentes, cómo no, de China. Se buscan emprendedores españoles capaces de hacerse expertos en este sector en tiempo récord.