Acepta las tesis de los 11.000 empleados que no son controladores

AENA pacta con sus sindicatos un convenio único tras la privatización

AENA ha llegado a un pacto con CC OO, UGT y USO para que los 11.000 trabajadores de la empresa que no son controladores acepten la privatización del 49% de la futura filial de aeropuertos. El acuerdo que se firma el lunes se basa en que todos los empleados tengan un mismo convenio.

AENA pacta con sus sindicatos un convenio único tras la privatización
AENA pacta con sus sindicatos un convenio único tras la privatización

AENA, la empresa pública propietaria de la red de los 49 aeropuertos y helipuertos estatales y el proveedor de servicios de navegación aérea, parece encarrilar los dos grandes contenciosos que mantenía con los más de 13.000 empleados de su plantilla. A pesar de las dificultades, a final de este mes o, como máximo el 28 de febrero, tendrá firmado el convenio con el colectivo de 2.400 controladores aéreos.

Por otra parte, el viernes la dirección de la empresa llegó a un principio de acuerdo que debe rubricarse el próximo lunes para que los restantes 11.000 empleados de la empresa que no son controladores den su aceptación inicial al plan de privatización parcial de AENA que lanzó el Gobierno a finales de 2010.

Aunque no se conocen todavía los detalles del preacuerdo, fuentes de toda solvencia dijeron que se basa en el mantenimiento de un único convenio para los 11.000 trabajadores, al margen de la previsión de que cada uno de ellos quede inscrito en una de las dos empresas en que quedará dividida la compañía. Por un lado, AENA Aeropuertos y, por otro lado, AENA (la filial en cargada entre otras actividades de la tarea de control de tráfico aéreo).

El colectivo de 2.400 controladores tiene un convenio propio y, en consecuencia, su situación es completamente distinta a la del resto de la plantilla.

Las fuentes citadas dijeron que los sindicatos entienden que el convenio único -a pesar de la segregación de la compañía en dos empresas, una de las cuales tendrá un 49% de capital privado- es garantía suficiente para que los trabajadores entiendan que en el futuro se preservará su estatus y derechos actuales, al margen de la evolución de AENA.

Manifestación

La posición de los sindicatos de AENA quedó claramente expresada el viernes en una concentración que mantuvo la plantilla del aeropuerto de Alicante. Los responsables sindicales de UGT, CC OO y USO dijeron que demandan que el Estado les "proteja" y ofrezca "garantías" para los puestos de trabajo que se van a ver "afectados" por la privatización.

"O defendemos nuestros puestos de trabajo o nos quedamos sin ellos", señalaron. Los dirigentes sindicales argumentan que "somos empleados públicos que hemos entrado en la empresa a través de una oposición, por lo que queremos seguir manteniendo el estatus de empleados públicos, que se garanticen nuestros puestos de trabajo y no que se venda (la empresa) al mejor postor".

En un escrito firmado por los tres sindicatos se afirma que un cambio de modelo de gestión en los aeropuertos con su parcial privatización "solo beneficia a los intereses de unos pocos empresarios que se quieren repartir los beneficios que hoy, aún en un momento de debilidad económica, se reinvierten en mejorar la prestación de los servicios a usuarios de aeropuertos".

Las torres de control dejan la gestión pública

La filial de aeropuertos no es la única que se va a privatizar. AENA ha puesto en marcha esta semana el concurso para la gestión privada del control de tráfico aéreo de 13 aeropuertos en tres lotes. Alicante, Valencia, Ibiza y Sabadell, por un lado; Sevilla, Jerez, Vigo, A Coruña, Melilla y Cuatro Vientos (Madrid) forman el segundo paquete; y en un tercer lote, Lanzarote, Fuerteventura y La Palma.

Los interesados en entrar en el negocio disponen de plazo hasta el 17 de marzo para presentar la documentación de la primera fase, en la que deben acreditar solvencia financiera y técnica.

El proceso para seleccionar a los operadores durará siete meses. Ya se han mostrado interesados Ferrovial en alianza con el británico NATS, Indra con la pública alemana DFS, Serco y Clece (ACS), entre otras compañías. El grupo turístico Globalia ha mostrado interés en entrar en una UTE.