Justin Hughes. Asesor del presidente de EE UU en materia de propiedad intelectual

Obama, fan intelectual de González-Sinde

El profesor Hughes, de la Universidad Yeshiva de Nueva York, alaba el esfuerzo del Gobierno español por modificar la Ley de Propiedad Intelectual

Obama, fan intelectual de González-Sinde
Obama, fan intelectual de González-Sinde

Por si quedaba alguna duda de por qué a Estados Unidos le interesa tanto la protección de los derechos de propiedad intelectual a nivel mundial, Justin Hughes, asesor en la materia del presidente Obama, recordó ayer que si todos los países "tuvieran la actual legislación española sobre propiedad intelectual, los grandes perjudicados serían las multinacionales estadounidenses".

El profesor Hughes, en una conferencia organizada ayer en Madrid por la Cámara de Comercio de EE UU en España (AmChamSpain), advirtió que la piratería no solo perjudica a las grandes compañías estadounidenses. También está provocando "más desempleo y pérdida de identidad cultural en España, cada vez hay menos artistas españoles en las listas internacionales de discos más vendidos", dijo. "No hay justificación para las descargas ilegales de contenidos de ocio en internet. Los argumentos de los internautas sic sobre derechos universales en este sentido son falsos, van en contra de los derechos de los creadores", advirtió.

Por esta razón, Hughes alabó ayer la actitud del Gobierno español al respecto y su intención de reformar la ley, una posición "más seria que en el pasado". "Estamos muy agradecidos a los esfuerzos de la ministra de Cultura Sinde en tratar de sacar adelante una ley que solucione el problema, somos conscientes de las batallas que se están produciendo para lograrlo". Pero añadió que "no hay duda de que España debe hacer más, y no tengo duda de que Estados Unidos hará más".

"Me da la impresión", comentó en un breve encuentro con periodistas mantenido tras su intervención en la conferencia, "que en España demasiada gente piensa que el derecho a la propiedad intelectual va contra su libertad individual, pero ese no es un argumento honesto. Los ciudadanos tienen derecho a participar en la actividad cultural de un país. Tampoco acepto eso que dicen los internautas de que la propiedad intelectual defiende en realidad los derechos de una compañía y no los del artista".

En cuanto a los cambios legislativos que también Estados Unidos está emprendiendo en propiedad intelectual, Justin Hughes reconoció que ahora mismo "no hay un plan exacto", aunque consideró que "las penas impuestas contra las descargas ilegales son ya suficientes".

Si a Estados Unidos le preocupa la defensa de los derechos de propiedad intelectual en España, ¿qué opina de esa misma defensa en China? Hughes hace una pausa y resopla. "Uff... China ha mejorado mucho su política en este campo desde que entrara en la Organización Mundial del Comercio, en el año 2000, pero los retos son enormes".

"Las compañías españolas de telecomunicaciones no están dispuestas a hablar con los responsables de propiedad intelectual, no se por qué", declaró ayer Justin Hughes en una breve conversación con medios de prensa. "Si se protegen los derechos de los consumidores protegemos la industria, pero las compañías en España no están colaborando, no tienen voluntad de colaboración como en otros países", dijo.

Al ser preguntado si podía especificar a qué tipo de empresas se refería, Hughes explicó que hablaba de todas las "compañías de telecomunicaciones, operadoras de telefonía móvil, proveedores de internet...". El profesor explicó que es necesario esa colaboración y que la misma llega finalmente por el funcionamiento del mercado. Por la experiencia vivida en otros países, comentó, "tanto los proveedores de internet como los propietarios de contenidos acaban teniendo intereses convergentes".