Tras la fusión con British Airways

Iberia vivirá mañana su última sesión en Bolsa con esa denominación

Iberia vivirá mañana su última sesión como cotizada con ese nombre, ya que al cierre de la sesión será excluida del Ibex 35 y reanudará su negociación el lunes 24 en las Bolsas española e inglesa ya con la denominación resultante de la fusión con British Airways (International Airlines Group).

A partir de las 09:00 horas del próximo lunes, las acciones de la compañía resultante de la fusión, IAG, comenzarán a negociarse en las Bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia, además de en el parqué londinense.

Tras 75 años en manos estatales Iberia comenzó el proceso de privatización en marzo de 2000 con la entrada del llamado "núcleo estable" en el capital de la compañía, -British Airways, American Airlines, Caja Madrid, BBVA, Logista, El Corte Inglés y Ahorro Corporación-.

En estos diez años la aerolínea ha vivido algunos años excelentes desde el punto de vista bursátil -en 2010 el alza fue del 68,25%, la mayor del Ibex 35 ese año- y otros pésimos, como 2008, cuando sufrió un descalabro del 34%.

Poco más de un año después de estrenarse en Bolsa, Iberia desplazaba a Telepizza entre las 35 mayores compañías cotizadas del mercado español y ocupaba su puesto en el Ibex 35.

El mayor hito diario en el recorrido en Bolsa de la aerolínea desde que empezó a cotizar se debió precisamente a la fusión con la aerolínea británica.

El 20 de octubre de 2008 se resolvió el principal escollo para el desenlace de la fusión, los planes de pensiones de los trabajadores de la compañía británica, y las acciones de Iberia cerraron la sesión con una revalorización del 26,43 %.

Una vez excluida Iberia del selectivo español, el índice quedará temporalmente compuesto por 34 valores, hasta que en su próxima reunión el Comité Asesor Técnico de los índices Ibex decida qué cotizada sustituirá a la aerolínea.

La fusión se lleva a cabo tras casi dos años de negociaciones y supone la creación del tercer grupo aéreo europeo por detrás de Lufthansa y de Air France-KLM, con una facturación anual de cerca de 15.000 millones de euros.

La nueva sociedad consolida la sexta compañía aérea del mundo por facturación, que va a contar con una flota de 406 aviones que cubrirán 204 destinos, transportando cerca de 60 millones de pasajeros por año.