Petróleo

El barril de petróleo de Texas baja un 0,17% y cierra a 91,38 dólares

La cotización del petróleo de Texas bajó hoy un 0,17% en la Bolsa Mercantil de Nueva York y cerró la sesión a 91,38 dólares por barril (159 litros), un día después de que se reabriese un importante oleoducto en Alaska que había permanecido cerrado durante diez días.

Al concluir la sesión en Nueva York, los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en febrero habían restado 16 centavos de dólar al precio de cierre del viernes, ya que el lunes los mercados neoyorquinos permanecieron cerrados por la celebración del día de Martin Luther King.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en febrero restaron hoy dos centavos al precio de cierre anterior para acabar la jornada a 2,47 dólares por galón (3,78 litros), mientras que los de gasóleo para calefacción también con vencimiento el próximo mes no cambiaron de precio y volvieron a cerrar a 2,64 dólares.

Los contratos de gas natural para febrero bajaron este martes seis centavos para terminar a 4,42 dólares por cada mil pies cúbicos.

La depreciación del crudo y sus derivados se produjo un día después de que se reabriese un importante oleoducto en Alaska que había permanecido cerrado durante diez días por una fuga, lo que había presionado al alza los precios del petróleo en Estados Unidos.

Además, a esta hora los principales índices de Wall Street se colocaban en terreno positivo: el Dow Jones de Industriales subía un 0,45%, el selectivo S&P 500 avanzaba un 0,13% y el índice compuesto del mercado Nasdaq ascendía un 0,33%.

Así, los operadores dejaban inversiones más seguras, como la del crudo, para colocar su dinero en bolsa.

No parecía influir en la cotización del crudo el debilitamiento del dólar, que esta jornada bajaba ante otras importantes divisas, como el euro, moneda por la que hoy se cambiaba a 1,3382 dólares, comparado con los 1,3375 de la jornada anterior.

El debilitamiento del dólar suele presionar al alza los precios del petróleo y sus derivados ya que, al negociarse en la divisa estadounidense, resultan más atractivos con un "billete verde" debilitado, aunque eso no parecía ocurrir este martes.