España bajará al puesto 18 en el 2050

China se convertirá en la mayor economía en 2018, según PwC

China se convertirá en la mayor economía en 2018 y España bajará al puesto 18 en el 2050, ya que la crisis financiera global está acelerando el desplazamiento del poder económico mundial hacía las economías de los grandes países emergentes, que en 2017 alcanzarán una dimensión superior a las pertenecientes al G7, el grupo de las naciones más industrializadas.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio 'El mundo en el 2050' elaborado por PricewaterhouseCoopers (PwC), que determina que el PIB del E7, formado por China, India, Brasil, Rusia, Indonesia, México y Turquía, superará al estimado para el G7 en seis años y casi lo duplicará en el 2050. En la actualidad, el PIB del E7 supone el 72% del de los países del G7.

En este contexto, España perderá terreno en las próximas décadas frente a las grandes potencias emergentes, igual que el resto de las principales economías europeas. Tras haber ocupado el duodécimo puesto del ranking de las economías mundiales en 2009 pasará a situarse en el puesto 18 en 2050, por detrás de países como Indonesia, Canadá, Corea del Sur, Turquía, Nigeria y Vietnam.

España tendrá un crecimiento medio anual del PIB del 1,9% en los próximos cuarenta años, una cifra superior a la que registrarán otros países como Francia, Italia y Alemania, aunque algo inferior a Reino Unido, Australia y EE UU. PwC aventura que China se convertirá en la mayor economía en el año 2018 por delante de EE UU, pese al freno que supondrá la política de "hijo único" aplicada en los últimos 30 años para la actividad productiva nacional y el peaje temporal que tendrá que pagar en términos de crecimiento si sustituye la política industrial de imitación por el desarrollo de la innovación. En 2050, la economía china será un 57% superior a la estadounidense.

India, por su parte, superará a Japón este mismo año y se convertirá en la segunda economía mundial en 2045, con un tamaño un 14% superior al de la economía de EE UU. Así, será la economía mundial que más crecerá en las próximas cuatro décadas (a un ritmo medio del 8,1%) gracias a la juventud de su población activa.

Para conseguirlo, India deberá mantener su política fiscal actual y su apertura a la inversión y al comercio exterior. El país tiene que incrementar sus inversiones en infraestructuras energéticas y de transporte y mejorar su sistema educativo, sobre todo para las mujeres y en amplias zonas rurales del interior.

Otra de las economías fuertes en los próximos años será Brasil, que rebasará al Reino Unido en dos años, dejará atrás a Alemania en 2025 y se colocará en el cuarto lugar del ranking mundial, por delante de Japón, en el año 2050.

En ese mismo año, Indonesia saltará hasta la octava posición situándose así por delante de las principales economías europeas, mientras que Nigeria y Vietnam se incorporarán al ''top'' de las economías mundiales en 2050.

Según el economista jefe de PwC, John Hawksworth, el renovado dominio de las economías de China e India en 2050 constituye un regreso a la situación histórica previa a la Revolución Industrial a finales del sigo XVII y del siglo XIX, que provocó un desplazamiento de poder económico desde Asia a Europa Occidental y Estados Unidos.

A su parecer, el cambio va a generar numerosos desafíos y oportunidades para las compañías de las economías industrializadas, ya que aumentará la competencia con las multinacionales de países emergentes en sectores como el financiero al tiempo que crecerán las oportunidades para las empresas occidentales que logren establecerse en los mercados emergentes.