Sin hacer mención expresa a ETA

La izquierda abertzale, EA y Alternatiba sellan acuerdo de rechazo a la violencia

La izquierda abertzale, Eusko Alkartasuna y Alternatiba han sellado hoy un acuerdo en el que se comprometen a colaborar a largo plazo para conseguir la "soberanía de Euskal Herria" desde el rechazo a las "expresiones y estrategias violentas".

Estos tres partidos han celebrado hoy en Vitoria un acto político de presentación del documento "Euskal Herria ezkerretik" (Euskal Herria desde la izquierda), un acuerdo por el "cambio político y social entre independentistas y soberanistas de izquierda".

El acuerdo, según se recoge en el texto, se plantea como una propuesta política definida desde el momento político actual, "pero con vigencia en el largo plazo", de carácter estratégico y con un ámbito territorial de la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra.

Los tres partidos, que no hacen mención expresa a ETA en el documento, se comprometen a perseguir "sus fines estrictamente por vías políticas y pacíficas, en el amplio marco que va desde lo institucional hasta la desobediencia civil, rechazando las expresiones y estrategias violentas y las vulneraciones de todos los derechos humanos".

La izquierda abertzale, EA y Alternatiba ante el "nuevo escenario político" se comprometen a "aunar esfuerzos para abordar la construcción nacional y la transformación social, avanzando decididamente y siempre por vías exclusivamente políticas, en la consecución de una Euskal Herria soberana y solidaria".

Apoyan el denominado Acuerdo de Gernika y asumen su contenido como "referencia prioritaria" en su actividad política, "para conseguir un marco de paz y soluciones democráticas".

Coinciden en denunciar lo que consideran "estrategias antidemocráticas de los estados español y francés, que niegan a Euskal Herria su existencia como sujeto político y a su ciudadanía el derecho a elegir democráticamente su futuro político, institucional, económico y social".

Expresan su "firme voluntad" de superar los "agotados marcos jurídicos políticos actuales" y reivindican el "derecho a ser del pueblo vasco", que, en esta primera parte del siglo XXI, debe "conseguir y ejercitar su legítimo derecho a decidir libremente su futuro".

El documento establece que Euskal Herria es una "realidad nacional con entidad histórica, territorial, cultural y política para disponer de personalidad institucional propia y soberana".

El documento recoge una serie de planteamientos sobre el modelo socioeconómico, el sistema educativo que propugnan o principios en favor del internacionalismo o el feminismo.