Considera las autonomías "un atraso" para el sistema

USP aboga por limitar el servicio sanitario público

El presidente de USP Hospitales, John de Zulueta, afirmó ayer que "el sistema sanitario público español está en la UVI, es insostenible y con el envejecimiento de la población, esta situación empeorará". En los Desayunos Esade, que organiza la escuela de negocios con el patrocinio de Criteria Caixa Corp y la colaboración de CincoDías, el directivo abogó por limitar la cartera de servicios que ofrece la sanidad pública española "a los básicos, para que se pueda sostener con los recursos limitados con los que cuenta" y puso como ejemplo las autonomías que "ofrecen operaciones de cambio de sexo, que no son un servicio esencial". "No es posible financiar todo para todos, como se hace en la actualidad", aseguró.

Para De Zulueta, el sistema de las autonomías, con las competencias sanitarias transferidas, es "un atraso y una barrera al crecimiento. Solo hay que ver la deuda que acumulan algunas regiones con el sistema y que hay varias que estarían dispuestas de devolver esta competencia al Estado". "Mientras los países tratan de crear una Unión Europea única, sin barreras, dividir uno de estos 27 países en 17 comunidades autónomas es volver al pasado". De Zulueta destacó la necesidad de una unión monetaria, política y fiscal. En este sentido, puso el ejemplo de EE UU, donde "que un Estado se encuentre en quiebra no le afecta al resto del país". "Lo bueno de la crisis es que va a poner las cosas en orden. Hemos vivido como alemanes sin serlo", asumió.

En este contexto y a ojos de De Zulueta, la sanidad privada "va a ser una de las ganadoras en el futuro, va tener mucho espacio para crecer, con esta reducción de los servicios públicos". En concreto, para este sector, "el turismo médico privado es una oportunidad porque es más barato operarse en España que en otros países de Europa".

CAIXABANK 2,32 -4,49%

Sobre este tema, el presidente de USP aseguró que la gran pregunta de la medicina en el futuro es "la parte económica, el coste de un mes más o menos de vida, con que calidad de vida se va a sobrevivir". De Zulueta apuntó que "van a aparecer muchas empresas que digan cuánto vale la vida humana, como ya sucede en EE UU. Los médicos o los directores de hospitales van a tener que ser también economistas".

De Zulueta señaló como palancas empresariales para salir de la crisis, además de las cuestiones sanitarias, el sector del turismo, muy enfocado a los jubilados de la tercera edad, las empresas biotecnológicas o dedicadas a nuevas tecnologías médicas, los negocios por internet como las redes sociales y la sanidad digital o eHealth y las nuevas tecnologías energéticas, aunque reconoció que "se trata de negocios que necesitan mucho apoyo de subsidios gubernamentales y, ahora, no hay dinero para subsidios".

Crítica a los precios

Por otra parte, el directivo criticó las medidas adoptadas en materia sanitaria por el Gobierno español y, en concreto, los recortes que se han llevado a cabo el último año sobre el precio de los fármacos. Aseguró que "la industria farmacéutica española ha sido tratada de forma tremendamente injusta".

"Si es necesario hacer recortes y ahorrar, las medidas deberían haberse aplicado al conjunto del sistema sanitario público, a todas las áreas. Hay otras partidas que también son ineficientes pero se ha escogido el camino fácil al recortar el precio de los fármacos", afirmó.

Al igual que hay casos de turistas que vienen a operarse a España, De Zulueta aseguró que "hay enfermos crónicos de países europeos que vienen a comprar las medicinas a España porque son mucho más baratas ya".

"España necesita reducir el peso del Gobierno"

Para John de Zulueta, España necesita "impulsar la sociedad civil y reducir el peso del Gobierno" para salir de la crisis y entrar en crecimiento. El presidente de USP aseguró que también es necesario "ampliar el mercado libre de intromisiones del Gobierno, llevar a cabo la tan esperada y necesaria reforma laboral, sanitaria y educativa, reestructurar el sistema de las autonomías para eliminar duplicidades y costes y fomentar la movilidad geográfica en el mercado laboral".

El presidente de USP puso como modelos a seguir para España a "Finlandia, desde el punto de vista del sistema educativo; Noruega por su Estado del Bienestar; Asia por las ganas de trabajar de las personas; Estados Unidos por la fuerza de la sociedad civil, y Austria, por la reforma laboral realizada.