Petróleo

El barril de petróleo de Texas baja un 0,5% y cierra a 91,4 dólares

La cotización del petróleo de Texas bajó hoy un 0,5% en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) y cerró la sesión a 91,4 dólares por barril (159 litros), en un día marcado en Estados Unidos por la divulgación de noticias macroeconómicas que resultaron peores de lo esperado.

Al concluir la sesión en Nueva York, los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en febrero habían restado 46 centavos de dólar al precio de cierre del miércoles y rompieron así con la tendencia alcista de las últimas tres sesiones.

Las subidas registradas en las tres primeras jornadas de la semana habían llevado al crudo a tocar en la sesión anterior su nivel más alto en más de dos años al acabar el día a 91,86 dólares por barril.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en febrero restaron hoy dos centavos al precio de cierre del miércoles para acabar la jornada a 2,44 dólares por galón (3,78 litros) y los de gasóleo para calefacción también con vencimiento el próximo mes restaron un centavo respecto al precio anterior y cerraron a 2,6 dólares.

También bajaron de precio este jueves los contratos de gas natural para febrero, que restaron trece centavos para terminar a 4,4 dólares por cada mil pies cúbicos.

Ese descenso se produjo a pesar de que hoy el Departamento de Energía de Estados Unidos informase de que las reservas de ese combustible en este país disminuyeron en 138.000 millones de pies cúbicos la semana pasada.

En la depreciación del crudo y sus derivados influían hoy las noticias macroeconómicas peores de lo esperado difundidas en Estados Unidos, entre las que destacó el aumento de la cifra semanal de peticiones de subsidio por desempleo, que la semana pasada subió en 35.000 y se ubicó en ese periodo en 445.000, el nivel más alto en más de dos meses.

A esa noticia se unió al descenso por debajo de lo esperado del déficit comercial en Estados Unidos, lo que llevó a los inversores a pensar que la esperada recuperación económica del mayor consumidor energético del mundo junto a China podría tardar en llegar más de lo esperado.