Informe de Nomura

¿Qué necesita la banca española para solucionar sus problemas?

La firma de inversión Nomura ha publicado hoy un informe sobre el sistema financiero en el que tilda de "esqueleto en el armario" la situación de las cajas de ahorro, a las que cita como el "riesgo principal" para España. Nomura cifra entre 43.000 y 80.000 millones de euros las necesidades de capital adicional del sistema financiero.

¿Qué necesita la banca española para solucionar sus problemas?
¿Qué necesita la banca española para solucionar sus problemas?

El banco japonés Nomura ha publicado hoy un informe sobre el sector financiero, en el que aconseja a los inversores en Bolsa apostar por los bancos "del Norte de Europa", frente a los de la periferia, una región que incluye a España, pese a la valoración "atractiva" de entidades como Santander y BBVA. La clave del asunto reside en la amenaza sobre la capacidad de solvencia del sistema financiero español, afectado "por el elevado endeudamiento del sector privado, el derrumbe del sector inmobiliario y las malas perspectivas de crecimiento económico". Es decir, nada nuevo bajo el sol. Pero lo que sí que hace Nomura es poner una cifra a esos problemas: unas necesidades adicionales de recapitalización de entre 43.000 millones, en el mejor de los escenarios, y 80.000 en el peor de los casos.

"Las dificultades experimentadas por Portugal probablemente elevarán la atención de los mercados sobre la situación de España", advierte Nomura, que apunta a un sector concreto: las cajas de ahorro. "Son el riesgo principal para España", confirma la entidad nipona. Nomura expresa sus dudas sobre "el colchón calculado [en los test de estrés] para absorber las potenciales pérdidas, que podría estar más cerca del escenario más adverso que del escenario base". La conclusión es un probablemente incremento de los ratios de capital para contrarrestar las posibles pérdidas. El escenario, no obstante, no es catastrófico para Nomura que ve la situación como perfectamente solucionable y cifra los costes máximos, sumadas las ayudas ya concedidas, en un 10% del PIB.

El coste final para las arcas públicas podría ser, además, moderado. "La inyección adicional de capital por parte del Gobierno podría reducirse hasta sólo 24.000 millones, aunque eso dependerá de la capacidad de las grandes cajas de ahorro para financiarse en el mercado". De hecho, el Banco de España ha instado recientemente a las cajas a que aceleren sus emisiones de deuda en el mercado y a que combatan el escepticismo del mercado con difusión detallada de su situación de riesgo.