Ruptura del monopolio de telecomunicaciones de Costa Rica

Telefónica invertirá 73,5 millones para operar en Costa Rica

La ruptura del monopolio de telecomunicaciones de Costa Rica ha dejado a Telefónica y América Móvil, la compañía propiedad del magnate mexicano Carlos Slim, como las dos únicas operadoras que se han presentado a la concesión de tres licencias de telefonía móvil en el país.

La oferta más alta la hizo Telefónica, al proponer 73,5 millones de euros por el permiso para operar en una de esas tres bandas radioeléctricas. La compañía española solo mostró interés en dos de las tres bandas abiertas, y valoró en 54 millones el costo de la otra licencia, según reveló la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) en un evento público en el que se abrieron los sobres con las ofertas económicas.

Por su parte, América Móvil, bajo la marca Claro, ofreció 56,5, 58 y 59,5 millones de euros por las distintas bandas en competencia. Tras anunciar los montos, la Sutel indicó que recomendará al Poder Ejecutivo otorgar a Telefónica la banda por la que pagaría 73,5 millones de euros, y a Claro, la ofertada en 58 millones. Ambas empresas habían entregado su oferta técnica a la Sutel el pasado 14 de diciembre.

TELEFÓNICA 5,36 -6,03%

El monto base de las ofertas según estipuló la entidad reguladora era de 56,5 millones y la concesión se dará por un periodo de 15 años. La Sutel espera que las empresas que ganen la licitación puedan operar en Costa Rica en septiembre, pues el Ejecutivo deberá anunciar su decisión final en próximas semanas.

Estas ofertas tienen lugar tras la apertura del mercado de telecomunicaciones en el país centroamericano tras más de 60 años de monopolio estatal, que tuvo lugar en el marco del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y EE UU, firmado en 2004 y aprobado en en octubre de 2007.

Fin del monopolio

La apertura del mercado de telecomunicaciones en Costa Rica permitirá la entrada de la competencia en el país centroamericano tras más de 60 años de monopolio estatal. El acuerdo de apertura se llevó a cabo en el marco del Tratado de Libre Comercio de 2004.