Alto el fuego de ETA

Rubalcaba: Esta no es una mala noticia, pero "no es la noticia"

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado hoy que el último comunicado de ETA no es una mala noticia, pero ha advertido de que "no es la noticia", puesto que no es el final ni lo que la sociedad española espera de la organización terrorista.

En una comparecencia ante los medios en la que no ha admitido preguntas, Rubalcaba ha asegurado que el único comunicado que los demócratas esperan de la banda es el que declare su "fin" y lo haga de manera "irreversible y definitiva".

"Y es evidente que hoy, una vez más, no ha hecho eso que esperamos los partidos democráticos", ha subrayado. Para Rubalcaba, del comunicado de la banda se desprende una ETA "con las mismas pretensiones que siempre, con una visión distorsionada de la realidad, con un catálogo de reivindicaciones que no abandona y con la misma arrogancia y el mismo lenguaje y la misma escenografía".

"ETA quiere mantener su posición de tutela, de garante de una supuesta negociación", ha dicho el titular de Interior, que ha criticado que la banda siga pretendiendo que el fin de la violencia "tenga precio".

El vicepresidente del Gobierno ha rechazado también la posibilidad de una "verificación internacional" del alto el fuego, porque en un estado de Derecho quien verifica son las Fuerzas y los Cuerpos de Seguridad.

Ha reconocido que "honestamente" hoy se siente "más tranquilo" que ayer y ha dicho que si le preguntaran si éste es el final de ETA, contestaría que "no".

Si la cuestión fuera si este comunicado es el que esperaba la sociedad española, respondería "rotundamente no". "¿Esta es una mala noticia?, no lo es, pero ésta no es la noticia", ha resumido Rubalcaba.

Ante las "pretensiones" de la izquierda abertzale de presentarse a las próximas elecciones de mayo, el ministro ha insistido en que, como "esto no ha cambiado", la ilegalizada Batasuna sigue teniendo dos únicas opciones para volver a la vida política.

"O ETA deja la violencia y lo hace de forma irreversible y definitiva, y es evidente que hoy no estamos en eso, o Batasuna rechaza fehacientemente su relación con ETA, lo que tampoco se ha producido", ha reiterado.

Por último, ha querido enviar un mensaje claro a Batasuna: "El pasado no va a volver nunca, el pasado nunca vuelve y eso tienen que tenerlo en cuenta quienes están pensando o queriendo volver a participar en la vida política".