Conflicto con EE UU y China

Brasil advierte de una guerra comercial por la manipulación cambiaria

El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, advierte de una "guerra comercial global" por la manipulación monetaria y menciona en concreto a Estados Unidos y China, en una entrevista que publica hoy el Financial Times. Según Mantega, Brasil está tomando medidas para impedir que siga apreciándose el real y planteará el tema en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y otros foros mundiales.

"Se trata de una guerra monetaria que se está convirtiendo en una guerra comercial", afirma Mantega en su primera entrevista exclusiva desde que Dilma Rousseff sustituyó a Luiz Inácio Lula da Silva al frente del país.

Sus comentarios, señala el periódico, siguen a las intervenciones que hicieron la pasada semana en los mercados de divisas tanto Brasil como Chile y Perú, las recientes y fuertes apreciaciones del franco suizo y otras monedas, y a la huida de las inversiones de las economías renqueantes de EEUU y Europa.

El Fondo Monetario Internacional insinuó la pasada semana que el mundo necesita nuevas reglas que gobiernen el recurso por los gobiernos a los controles de capitales. Mantega utilizó ya el pasado septiembre la expresión "guerra de divisas" antes de aplicar controles a las inversiones de cartera extranjeras en Brasil para frenar una apreciación del 39% del real frente al dólar en los dos últimos años.

El jueves, el banco central de Brasil puso en práctica por sorpresa una medida destinada a impedir la venta a corto plazo del dólar (apostando por su depreciación) frente al real por los bancos y anunció que deben esperarse más medidas "en el mercado de futuros". Según Mantega, el tema de las manipulaciones cambiarias estará este año en la agenda del G20 y Brasil cabildeará también en la OMC para que se las considere como un tipo de subsidios velados a las exportaciones.

Los analistas creen, sin embargo, que será difícil cambiar las reglas de la OMC para incluir los tipos de cambio porque China seguramente vetaría una propuesta en ese sentido. Según Mantega, el comercio de Brasil con Estados Unidos ha pasado de un superávit de en torno a los 15.000 millones de dólares a favor del país latinoamericano a un déficit de 6.000 millones desde que Washington empezó a reflotar su economía mediante una política monetaria laxa.

Para el ministro brasileño, la sobrevaluada moneda china está también distorsionando el comercio mundial: "Tenemos excelentes relaciones con China, pero hay algunos problemas. Por supuesto que nos gustaría ver una revaluación del renminbi".