Ejercicio de 2009

Panrico perdió 149 millones antes de que la banca tomase el control

La empresa de bollería y panadería industrial Panrico perdió un total de 149 millones de euros en su último ejercicio controlado por el fondo de capital riesgo Apax Partners, el de 2009, y antes de la refinanciación de deuda con el que la banca acreedora tomó el control de la compañía.

Así consta en las cuentas de la sociedad y que muestran la delicada situación financiera que vivía el grupo, con una deuda de 605 millones que casi superaba la facturación del grupo.

Portavoces de Panrico han declinado comentar las cuentas y han señalado que en 2010 los resultados se han ido reconduciendo gracias tanto al trabajo del nuevo director general, César Bardají, como a la refinanciación de los préstamos que redujo la deuda de la compañía durante el año 2010 de 605 millones a 350 millones.

Con esta operación, Apax salió del capital de Panrico y entraron la banca acreedora, que tenía suscrito un crédito sindicado de 560 millones de euros, liderado por ING, según consta en la memoria.

Tras esta conversión de crédito en capital, la banca se hizo con el 80% de Panrico y el 20% restante quedó en manos del fondo Oaktree Capital, que compró diversos paquetes de deuda a algunos bancos acreedores, entre ellos Caja Madrid.

Panrico en 2009 estaba en una situación financiera delicada, acabando el ejercicio con un "fondo de maniobra negativo de 645 millones de euros" y también un patrimonio neto consolidado negativo de 252 millones de euros.

Las ventas habían tenido una marcha discreta alcanzando los 631 millones de euros, un 2,2% menos que el año anterior, a pesar de que incluían la facturación de Artiach, que se había sumado al grupo fruto de la política de adquisiciones que había llevado a cabo Apax y que aumentó significativamente el ya abultado endeudamiento del grupo alimentario.

El beneficio bruto operativo -EBITDA- fue en 2009 de 76,3 millones, con una caída del 17,2% que en la memoria se explica por "varios factores que han convergido" y que abarcan desde la caída de las ventas y por el mantenimiento de los costes fijos.

Panrico, que ocupa a más de 3.500 trabajadores, comercializa marcas como Bollycao, Donut y el pan de molde Panrico entre otros, pero se está viendo afectado por la fuerte presión de las "marcas blancas" y por la caída del consumo provocada por la crisis.

De hecho, más de la mitad de las pérdidas se atribuyen a pérdidas por deterioro en el fondo de comercio de 88 millones en el negocio de bollería y panadería, es decir, en el ramo de actividad que había adquirido Apax.

En el 2005 un grupo de fondos de capital riesgo asesorados por Apax compraron el 75% de Panrico a La Caixa y a la familia Costafreda por más de 1.000 millones de euros, pero los nuevos propietarios fueron incapaces de rentabilizar la adquisición y de cumplir con las condiciones que les habían puesto los bancos que habían financiado la operación.

De hecho la mala marcha de la compañía en 2009 obligó a cancelar 17 millones de créditos fiscales que habían sido activados en años anteriores.

La previsión para el pasado 2010 que se hacía en la memoria de Panrico es que la evolución de las ventas seguiría siendo débil por la situación económica española.