El tipo de interés sube del 7,5% al 10%

CatalunyaCaixa pedirá otros 1.000 millones al FROB

CatalunyaCaixa ampliará en otros 1.000 millones el recurso a las ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para continuar la reestructuración de la entidad de ahorro, según han avanzado fuentes financieras.

Para ello la caja que dirige Adolf Todó y que es fruto de la fusión de Caixa Catalunya con las de Manresa y Tarragona, ya ha alcanzado un preacuerdo con el Banco de España para llevar a cabo esta ampliación durante el primer trimestre del 2011.

Finalmente el Banco de España ha desestimado la petición de Todó de que esta ampliación tuviera un formato de línea de crédito de tal manera que pudiera disponer de ella de forma progresiva, y tendrá que aceptar la totalidad del préstamos del FROB de una sola vez.

Portavoces de CatalunyaCaixa consultados al respecto han asegurado desconocer si finalmente se había tomado una decisión en el sentido de acudir a la segunda ronda del FROB.

Cuando en noviembre del año 2009 trascendió que la nueva entidad fruto de la fusión pediría al FROB 1.500 millones, CatalunyaCaixa lo negó taxativamente, pero al final acabó solicitando 1.250 millones.

En julio del año pasado CatalunyaCaixa ya aprobó la emisión de participaciones preferentes convertibles en cuotas participativas por valor de 1.250 millones de euros que suscribió "de forma exclusiva" el FROB.

La ventaja de la nueva aportación es que su aprobación ha de ser mucho más ágil, ya que en principio al ser una ampliación de las ayudas ya recibidas requerirá menos trámites burocráticos.

En cambio, CatalunyaCaixa, y el resto de entidades que acudan a esta nueva ronda de ayudas del FROB para la reestructuración general del sistema financiero, deberán pagar un tipo de interés superior por estos fondos, al haberse modificado la situación de mercado.

El tipo de interés sube del 7,5% al 10%

Se calcula que las entidades que reciban la segunda ronda del FROB deberán pagar un tipo de interés que rondará el 10%, en lugar del 7,5% de la primera fase.

Precisamente, esta circunstancia está haciendo dudar a los responsables de otra caja catalana fusionada, Unnim, de pedir los 150 millones que están estudiando para acudir a la segunda ronda de ayudas del FROB.

Otra dificultad de esta segunda ronda es que el sector espera que el Banco de España obligue a nuevos ajustes que se traducirían en cierres de oficinas, a la entidades que se acojan al paquete de ayudas.

En todo caso, ya se descarta que incluso esta ampliación del FROB, que serviría para pasar las nuevas pruebas de resistencia que prepara el Banco de España, no sea suficiente y que desemboque para toda España en una segunda oleada de fusiones que incluso podrían llevar a combinaciones de cajas con bancos, a través de la fórmula de lo que se denomina en el nuevo marco legal "actividad indirecta" y que supone que la caja traspasa a una ficha bancaria sus activos, su personal y su red de oficinas.

Según los resultados del tercer trimestre del año 2010, la liquidez disponible a final de septiembre de CatalunyaCaixa alcanzaba los 5.325 millones de euros, importe que, por sí solo, permitiría cubrir todos los vencimientos de emisiones que se producirán en el 2010 y 2011.

El Banco de España también ha limitado las ofertas agresivas para captar pasivo de aquellas cajas o bancos que se puedan beneficiar del FROB, lo que afectará a la política comercial de CatalunyaCaixa.

El beneficio atribuido después de impuestos de CatalunyaCaixa sube a final del tercer trimestre del pasado año a 113,8 millones de euros, un 1,0% superior en comparación con el agregado de las tres entidades para el mismo periodo del 2009, y gracias a su política comercial captó desde la fusión 50.000 nuevos clientes y un total de 2.100 millones de euros.