Nuevo marco con el gigante asiático

China ofrece doblar el comercio con España y pacta contratos por 5.650 millones

El viceprimer ministro chino, Li Keqiang, cerró ayer su visita a España tras reunirse con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y comprometerse a doblar los intercambios comerciales con España. La delegación china firmó en La Moncloa 16 acuerdos comerciales, 4 públicos y 12 privados, que podrían alcanzar los 5.650 millones.

China ofrece doblar el comercio con España y pacta contratos por 5.650 millones
China ofrece doblar el comercio con España y pacta contratos por 5.650 millones

Hay países, como Noruega en la concesión del Premio Nobel, que pueden permitirse el lujo de criticar el régimen de China. No es el caso de España, cuyas autoridades agasajaron ayer a la delegación encabezada por el viceprimer ministro, Li Keqiang. No les faltan motivos. En un momento en que los inversores internacionales giran la espalda a la deuda pública española, los chinos aterrizaron el martes en Barajas con el compromiso de seguir comprando bonos y letras del Tesoro. Además, el gigantesco país asiático -con 1.300 millones de habitantes- supone un mercado demasiado atractivo para dejarlo escapar. Y si ello no fuera bastante, Keqiang promete impulsar la llegada de turistas chinos a las costas y ciudades españolas. El Gobierno prevé que en 2012 lleguen a España 300.000 turistas chinos.

Así, no es raro que tanto el Ministerio de Economía, como el de Industria y Moncloa anduvieran estos dos últimos días revolucionados ante la presencia de una delegación formada por más de cien personas. El punto álgido de la visita se produjo ayer durante un encuentro de la delegación china con empresarios españoles y con la posterior entrevista a puerta cerrada entre Li Keqiang y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Ambos mandatorios se comprometieron a seguir estrechando los lazos de cooperación económica. Li Keqiang expresó a Zapatero el apoyo de las autoridades chinas a las medidas económicas adoptadas por el Ejecutivo e incluso se mostró tan optimistas como el propio presidente del Gobierno al asegurar que España liderará el crecimiento de la Unión Europea en el plazo de dos años.

Por otra parte, China y España pretenden que el comercio bilateral entre ambos países alcance los 40.000 millones de euros en 2011, lo que supondría doblar el volumen actual. Además, alcanzar ese objetivo convertiría a China en el tercer socio comercial de España, solo por detrás de Francia y Alemania. Actualmente, Pekín ocupa la quinta posición. En cualquier caso, la balanza comercial entre ambos está totalmente descompensada. Entre enero y noviembre del año anterior, Pekín vendió a los españoles productos por un importe 15.670 millones de euros, mientras que España colocó mercancías en China por valor de 2.146 millones. Con todo, el ministerio de Industria destacó que desde 2004, el comercio bilateral entre ambos países se ha duplicado.

La visita de la delegación china a Moncloa también sirvió para rubricar 16 acuerdos comerciales, cuatro de ellos públicos y doce privados que alcanzarán los 5.600 millones de euros. Con todo, los pactos institucionales carecen prácticamente de detalles y son una suma de buenas intenciones. El Ministerio de Industria firmó tres memorándum, dos de ellos destinados a impulsar la cooperación en materia energética y el tercero contempla establecer un grupo de trabajo para promocionar las inversiones. El Icex, órgano dependiente de Industria, también firmó un acuerdo para abrir un centro de mercancías españolas en Pekín que facilite el comercio de productos de marroquinería, vino y moda.

Por otra parte, los acuerdos con empresas privadas engloban materias tan dispares como la finanzas, el petróleo, el jamón ibérico o la aviación. En estos convenios participaron grandes empresas como BBVA, Repsol, Vodafone o Indra y también otras de menor peso como Bodegas Lozano, Jamón de Salamanca o Bodegas Pago de Vallegarcía, del empresario Alfonso Cortina.

En cualquier caso, buena parte de los acuerdos que se firmaron ayer ya se habían sellado con anterioridad y se hubieran llevado a cabo independientemente de la visita de la delegación china. El acto de ayer sirvió, sobre todo, para escenificar la buena sintonía entre ambos países. Li Keqiang aseguró que considera a España "como su mejor amigo en la UE". El viceprimer ministro apuntó que para China resulta muy importante contar con una Europa fuerte que juegue un papel relevante en las relaciones internacionales.

Acuerdos en marcha

Energía, renovables e inversiones. Memorando de entendimiento para el establecimiento de grupos de trabajo bilaterales en los tres campos.

Mercancías. Memorando de entendimiento para establecer un centro de mercancías españolas (moda, marroquinería, vino y calzado) en el distrito de Chaoyang.

BBVA. Acuerdo con el China Development Bank para fortalecer las relaciones institucionales.

Indra. Contratos con dos centros de aviación civil, situados en las provincias de Xian y Chengdu.

Pagos de Vallegarcía. Contrato entre la bodega, propiedad de Alfonso Cortina, y la compañía china U-Trans para la exportación de vino.

Repsol. Formalización del contrato acordado en octubre por el cual la china Sinopec adquiere el 40% de la filial brasileña de Repsol.

Bodegas Lozano. Contrato con la firma Cofco para la compra de vinos de uva tempranillo a granel.

Gándara-Censa. La china Citic Heavy Industry adquiere el 100% de la compañía gallega de calderería.

Ensa. Contrato de suministro de dos generadores de vapor para la central de Sanmen, en la provincia de Zhejiang.

Hojiblanca. Suministro de 3.00O toneladas de aceite a una multinacional de Singapur (Wilmar Ibérica).

Vodafone España. Acuerdo con Huawei para la creación de un centro conjunto de I+D.

Artola. Contrato de cooperación con Quingdao Kangda FoodStuffs.

Jamón Salamanca. Contrato con Beijing Baode Corporation para la venta de jamón ibérico..

Repsol y su alianza con Sinopec

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, refrendó ayer con la delegación china el acuerdo alcanzado en octubre con la china Sinopec. La petrolera asiática adquirió el 40% de la filial de Repsol YPF en Brasil, lo que permitió que la empresa española lograra una plusvalía cercana a los 3.000 millones. La entrada de Sinopec en el accionariado de la filial brasileña de Repsol refuerza la presencia de la compañía española en la mayor economía emergente de América.

Más allá de esta operación, la visita de la delegación china sirvió para que Brufau y el presidente de Sinopec, Su Shulin, acordaran crear grupos de trabajo para buscar oportunidades de negocio conjunto en todo el mundo. "Existen grandes sinergias entre Repsol y Sinopec y el entendimiento entre nuestras compañías establece las bases para continuar potenciando nuestra alianza y explorar nuevas oportunidades", defendió Brufau. Su Shulin, por su parte, aseguró que su compañía pondrá todo "el empeño para consolidar la relación con Repsol". El acuerdo refrendado por Brufau y Shulin es el de mayor calado de los sellados ayer por ambos países.

Indra gana presencia en Asia

Otro de los grandes acuerdos refrendados ayer tuvieron como protagonista a la empresa Indra, que implantará sus sistemas de gestión de tráfico aéreo en los centros de control de Xian y Chengdu tras alcanzar un pacto con Air Traffic Management Bureau de la Administración de Aviación Civil China. Ambos centros ordenan el espacio de ocho regiones chinas, que suman una extensión comparable a la de Europa Occidental.

Indra destaca que el importe de los contratos, adjudicados en licitación internacional en competencia con las principales empresas del sector se encuentra en torno a los 19 millones de euros. Por otra parte, el plazo de ejecución se extenderá hasta 2012. La compañía de tecnologías de la información ya conoce el mercado chino. De hecho, sus sistemas cubrirán aproximadamente el 60% del espacio aéreo chino y darán servicio a los 50 principales aeropuertos. La celebración de los Juegos Olímpicos celebrados en Pekín en 2008 marcaron un punto de inflexión y sirvió para que Indra entrará con fuerza en el sector aéreo del gigante asiático.

Venta de 3.000 toneladas de aceite

La empresa andaluza Hojiblanca Ibérica alcanzó un acuerdo con Wilmar Iberica, multinacional de Singapur del sector de la alimentación, mediante el que suministrarán 3.000 toneladas de aceite de oliva. El convenio, que también se selló ayer en Moncloa, se materializará a finales de este mes. En ese momento se efectuará el primer embarque de aceite de oliva virgen extra a granel. De esta forma, estas 3.000 toneladas se suministrarán durante un año y la operación supondrá un montante de entre seis y siete millones de euros.

El director general comercial, César Ruesgas, recalcó que la empresa lleva "muchos años peleando en ese mercado y trabajando" con las principales empresas de distribución y producción de China. "Y nos faltaba ésta", añadió. La compañía asiática Wilmar es un conglomerado industrial del sector de la alimentación, que produce materias primas en Oriente Medio y Extremo Oriente. Cotiza en la Bolsa de Singapur y cuenta 80.000 empleados.

El contrato tiene una duración de un año pero la compañía española ya pretende ampliarlo.

La moda del jamón y el vino

Dos productos con fuerte raigambre en España como son el jamón y el vino triunfan en el mercado asiático. De hecho, dos empresas vinícolas firmaron ayer acuerdos con la delegación china para impulsar la exportación de vino. Se trata de Bodegas Lozano, que alcanzó un pacto con una compañía china para vender vinos de uva tempranillo a grane. Por otra parte, la bodega Pago de Vallegarcía, de Alfonso Cortina, también selló una alianza con la compañía china U-trans que permitirá que la empresa toledana aterrice en el mercado asiático en una posición ventajosa.

Por otra parte, Jamón de Salamanca es otra de las compañías que ha logrado entrar con éxito en China. La filial del grupo MRS se ha convertido en proveedor oficial del Ejecutivo de Pekín. Este acuerdo, que ayer se refrendó en Moncloa, entrará en vigor este año y se prolongará el siguiente.

Ahora, el principal reto de la compañía salmantina pasa por obtener la homologación para exportar a Estados Unidos, el "último eslabón para estar presentes en todo el mundo".