Desde 2008 se han cruzado demandas

Carabante y Casanova sellarán este mes la paz tras dos años de disputas

José Ramón Carabante y Trinitario Casanova han alcanzado un acuerdo por el que este mes firmarán la paz tras dos años de disputas por la venta del grupo Hispania. Carabante adquirió en 2008 la compañía por 100 millones asumiendo 600 millones de deuda.

José Ramón Carabante y Trinitario Casanova han alcanzado un acuerdo extrajudicial que pondrá fin a las disputas que desde 2008 arrastran tras la compra del grupo Hispania.

A pesar de que el 29 de diciembre un laudo arbitral concluyó que Carabante debía pagar 35 millones de euros a Casanova, los dos empresarios habían pactado ya firmar en enero un acuerdo por el que sellarán la paz, informan fuentes conocedoras de las conversaciones.

En 2008 José Ramón Carabante, propietario del único equipo español de Fórmula 1, el Hispania Racing F1 Team, adquirió a Trinitario Casanova el grupo inmobiliario Hispania, por 100 millones de euros asumiendo una deuda de 600 millones de euros. El acuerdo contemplaba el pago directo de 100 millones a Casanova, de los que Carabante entregó 50 millones, debiéndole otros 50 millones que éste se ha negado a pagar por la existencia de "vicios ocultos" en el contrato.

La situación patrimonial del Grupo Hispania era delicada en 2008, cuando José Ramón Carabante decidió comprar la inmobiliaria. La sociedad estaba en causa de disolución, según la opinión del auditor, con un fondo de maniobra negativo de 4,3 millones. En el acuerdo de compra las partes pactaron acudir a un arbitraje en el caso de que surgieran desencuentros. Este arbitraje no ha evitado que Casanova, a su vez, demandara a Carabante.

La Corte Civil y Mercantil de Arbitraje (CIMA) de Madrid resolvió a finales de diciembre que José Ramón Carabante pagara 35 millones de euros de los 50 que reclamaba Trinitario Casanova. "De todas formas ya se había llegado antes a un acuerdo; en enero lo firmarán los dos empresarios, habrá apretón de manos", explicaron las fuentes consultadas.

Carabante logró el pasado año refinanciar una deuda de 400 millones de euros con Banco Popular derivada de la venta de Hispania. La entidad financiera ha extendido hasta 2013 el primer pago de la deuda, incluyendo intereses.

En ese acuerdo no se incluyó la propiedad del único equipo de Fórmula 1 español. En la actualidad Carabante trabaja para que la escudería pueda pasar los test a los que la organización del campeonato someterá en febrero a los equipos que pretendan participar.

La cifra

35 millones de euros es la cantidad que, según la resolución de un laudo arbitral, Carabante debe pagar a Casanova de los 50 que éste reclamaba.

El inmobiliario que sobrevive tras el estallido de la burbuja

José Ramón Carabante es uno de los nombres del boom inmobiliario español. Se asoció con Luis Portillo (ex presidente de Colonial), Domingo Díaz de Mera (propietario de Global Consulting) o Rafael Santamaría (presidente de Reyal Urbis). Pero en el periodo del estallido de la burbuja inmobiliaria Carabante rompió relaciones.

Adquirió el grupo Hispania en 2008 asumiendo 600 millones de deuda que pudo refinanciar el año pasado con apoyo de Banco Popular y ahora trata de culminar la fusión de su Grupo 2002 con Hispania.

La compañía resultante contará con activos inmobiliarios (residencial, centros comerciales y oficinas), presencia en el sector sanitario y financiero, sin olvidar el equipo Hispania Racing F1 Team. El ex ministro Miguel Boyer sigue ocupándose de las finanzas del grupo.