Nuevo anteproyecto de ley

El juego online asume que recortará su publicidad hasta en 100 millones

Los operadores de juego online vuelven a criticar el anteproyecto de ley del juego que el Gobierno quiere sacar adelante en los primeros meses del año. Creen que puede ser uno de las peores de Europa y prevén recortar sus inversiones publicitarias, así como el patrocinio deportivo, hasta en 100 millones.

La regulación del juego online sigue sin dejar satisfechos a todos los operadores. El Gobierno tiene intención de aprobar a lo largo del primer trimestre del año la nueva ley del juego, que sacará de su actual limbo jurídico a los operadores de apuestas online. Y, si la normativa va a las Cortes tal y como está prevista, los grandes operadores no tienen intención de desembarcar en España, con el consiguiente perjuicio para la Hacienda pública.

Y, de paso, generará un fuerte impacto en el mercado publicitario. Según la Asociación Española de Apostadores por Internet (Aedapi) "se pondrían en riesgo parte de los más de 100 millones de euros anuales en publicidad y patrocinio que la Aedapi estima que invierten en España los principales operadores de juego online europeos", aseguraba ayer en un comunicado.

Uno de los contratos que podría correr peligro es el del Real Madrid con la casa de apuestas austriaca Bwin. Esta ya ha dejado caer que no crearía un negocio específico para España si se mantiene el anteproyecto y se ampara en el derecho comunitario -acogiéndose a la libertad de establecimiento- para seguir operando tal y como ahora. Pero si no tiene un representante legal en España, la futura Comisión Nacional del Juego podría impedirle realizar publicidad. Y, en ese caso, adiós a los cerca de 25 millones que el club merengue ingresa cada año por el patrocinio de sus camisetas. Y como él otros muchos operadores podrían seguir el mismo camino.

Consideran que el póquer en la red será uno de los negocios más perjudicados

La principal crítica de las firmas de apuestas se basa en el tipo de gravamen que soportarán. "Bajo la tributación por volumen de negocio las modalidades de juego que enfrenten a un jugador contra otro no podrán existir", asegura la asociación, que cita como ejemplo el póquer online o las apuestas de intercambio. "En este tipo de juegos los operadores se llevan una comisión sobre las ganancias de cada jugador, una cantidad que no guarda vínculo directo con el volumen de dinero que se juega", justifica.

"España podría contar con una de las peores regulaciones de juego Europa ya que sería gravemente perjudicial tanto para las empresas como para los usuarios", asegura en su comunicado. "El Estado ha ignorado las recomendaciones de operadores de juego online, industria tradicional, usuarios y expertos en internet" al proponer la tributación sobre volumen de negocio y no sobre ganancias brutas, es decir sobre el importe que gasta cada jugador, lo que según la Aedapi repercutirá directamente sobre los usuarios.

A vueltas con el mercado negro

La nueva ley del juego saldrá adelante prácticamente de forma paralela a la privatización del 30% de la futura Loterías y Apuestas del Estado. Un cambio que va a acelerar el sector y, previsiblemente generará más competencia, ya que la lotería operada por el Estado tendrá que ganar mucho más peso en el negocio online. Pero mientras LAE puede llegar a convertirse en uno de los grandes nombres del juego en la red, el negocio no regulado puede seguir un camino muy similar.

Según la Aedapi, si los usuarios no encuentran en España la oferta de apuestas que se ajusta a sus intereses irán al mercado negro, dada la ausencia de fronteras en la red. Sin embargo, el director general de LAE, Gonzalo Fernández, aseguraba en una entrevista a CincoDías que la futura ley del juego contará con los "instrumentos para los intermediarios financieros, de comunicación y de publicidad" necesarios para "cortar cualquier intento de los operadores de seguir operando fuera de la legalidad", aseguraba.