Calificación de riesgo

Moody's recorta el rating de BBK por la compra de Cajasur hasta 'Baa1'

Moody's ha recortado el 'rating' de BBK desde 'A1' hasta 'Baa1' debido a la adquisición de Cajasur y después de que la integración sea efectiva desde el pasado 1 de enero.

La agencia de calificación crediticia recuerda que la revisión de los rating de BBK comenzó el pasado 21 de julio cuando la caja vasca se presentó como candidata a comprar la entidad cordobesa intervenida por el Banco de España.

Moody's justifica el recorte del rating por el debilitamiento de la fortaleza financiera de BBK tras la integración de la caja de ahorros controlada anteriormente por la Iglesia.

"A cambio de la adjudicación de Cajasur, BBK ha asumido el riesgo de activos de Cajasur sin una significativa recapitalización o indemnización por parte del Gobierno español de cara a un eventual mayor deterioro de la calidad de activos de Cajasur", indica la firma.

Esta estrategia "ha elevado notablemente el perfil de riesgo de la BBK a corto y medio plazo", dice Moody's, tras señalar que los niveles de capital de la entidad combinada son muy inferiores a los que contaba BBK en solitario.

Asimismo, destaca que la dirección de la BBK ha de afrontar la integración "de una entidad quebrada pero de significativo tamaño" en un entorno operativo que se presenta muy difícil.

BBK "sólo ha recibido 392 millones de euros de inyección de capital del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)" y puede que estos fondos "no sean suficientes" para compensar el incremento de las pérdidas esperadas en los activos de riesgo de la entidad resultante, advierte Moody's.

La firma destaca los fuertes fundamentos financieros de BBK antes de la compra de Cajasur, con un Tier 1 del 15,6%, uno de los más fuertes del sistema financiero español, y la buena calidad de sus activos con una ratio de morosidad del 2,6%, muy inferior a la media del sector del 5,5% de finales de septiembre.

No obstante, incide en que el tamaño de Cajasur, con 17.000 millones en volumen de activos, junto con sus débiles fundamentos financieros, hace que se trate de una adquisición sustancial que ha alterado significativamente el perfil crediticio de BBK.