La inmobiliaria pretende salir del concurso

Los acreedores de Martinsa tienen hasta mañana para sumarse al plan de pagos

Los acreedores de Martinsa-Fadesa deberán presentar entre hoy y mañana ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de La Coruña la documentación que acredita las adhesiones al plan de pagos con el que la inmobiliaria pretende salir del concurso de acreedores en el que se encuentra desde 2008.

Según explicaron fuentes judiciales, aunque el plazo para presentar esta documentación acaba oficialmente hoy, en realidad los acreedores podrán hacerlo hasta mañana, ya que cuentan con un día de gracia.

Por su parte, fuentes de Martinsa indicaron que, una vez se hayan contabilizado los apoyos al plan, el juez abrirá "seguramente" la semana que viene un plazo de diez días para la presentación de impugnaciones, y que, si no se produce ninguna objeción, el juez dictará un auto relativo al levantamiento del concurso.

El plan de pagos se aprobará presumiblemente a finales de enero, y si hay oposición habrá que tramitar antes un incidente contradictorio para decidir sobre su aprobación.

Según Martinsa, una vez que la empresa haya salido de la suspensión de pagos, ya no estará supervisada por los administradores, sino que serán los propios acreedores los que realizarán el seguimiento de la gestión de la compañía.

La inmobiliaria, que en julio de 2008 protagonizó la mayor suspensión de pagos de la historia de España, cuenta con apoyos por más del 61% de la deuda para sacar adelante el plan de pagos, por lo que el porcentaje de adhesiones supera ampliamente el mínimo del 50 % que establece la Ley Concursal para su aprobación.

A su vez, las cinco filiales del grupo que se encuentran a su vez en concurso de acreedores, Jafemafe, Inmobiliaria Mar Plus, Fecler, Town Planning Consultores y Construcciones Pórtico, cuentan con un porcentaje similar de apoyos.

El plan está respaldado por los cuatro principales acreedores de Martinsa, Caja Madrid, La Caixa, Banco Popular y Caixa Galicia, y permitirá que los acreedores entren en el capital de la empresa si no paga en 10 años.

No obstante, también contempla la opción de cobrar el 30 % del importe que adeuda la compañía en un plazo de 5 años, a costa de renunciar al 70 % restante.

En cualquiera de las dos alternativas, Martinsa abonaría escasas cuantías a corto plazo y centraría el pago en los últimos años del período elegido por los acreedores.

Así, en la opción que contempla una renuncia de la deuda a cobrar, la práctica totalidad se percibiría entre el cuarto y el quinto año, mientras que en la otra alternativa la inmobiliaria pagaría el 98 % de los importes a los acreedores entre el cuarto y el octavo año del plan.

La deuda que Martinsa ha contraído con 22 entidades financieras asciende a 6.905 millones de euros, y la inmobiliaria cuenta con activos valorados en 7.264,6 millones de euros, según el informe presentado en julio del año pasado por los administradores concursales.

Por otro lado, fuentes de la empresa indicaron que el número de empleados ha pasado de 521 en 2008 a 142 en noviembre del año pasado.