Defiende el plan de compra masiva de bonos

La Fed alerta de que la economía de EEUU aún es débil

La Reserva Federal (Fed) considera que la economía de EE UU todavía es débil y defendió por 10 votos a favor y uno en contra mantener su masivo y controvertido plan de compra de bonos, según las actas de su reunión del 14 de diciembre divulgadas hoy.

"La recuperación económica continúa pero a un ritmo que es insuficiente para mantener bajo el desempleo", concluyó la Fed tras su reunión según las minutas de la cita.

El banco central subrayó que el gasto de los hogares aumenta pero a un ritmo moderado, la inversión de las empresas en equipos y software crece menos que a principios de año, las empresas siguen reacias a contratar gente y el sector inmobiliario continúa de capa caída.

Los responsables de la Fed destacaron también que la recuperación es vulnerable a potenciales amenazas externas, como las repercusiones de un potencial agravamiento de los problemas de deuda soberana y el sector bancario en Europa.

En el frente nacional, la autoridad monetaria considera potencialmente problemática la continuidad de los bajos precios del sector inmobiliario, así como la posibilidad de que la debilidad económica se prolongue más allá de lo previsto.

Ante ese escenario, la Fed defendió su plan para inyectar 600.000 millones de dólares en la economía de Estados Unidos hasta mediados de 2011 mediante la compra de bonos del Tesoro a un ritmo de 75.000 millones de dólares mensuales.

"Los miembros consideraron, en líneas generales, que el cambio en el panorama económico no es suficiente para garantizar cambios en su programa de compra de activos", señalan las actas de la reunión.

El banco central confía en que la iniciativa ayude a mantener bajos los tipos de interés, estimule el gasto y ayude a impulsar los mercados de valores.

La Fed hizo hincapié en que las expectativas de inflación a largo plazo en EE UU siguen "estables", aunque señaló que algunas medidas de inflación subyacente han repuntado.

La economía estadounidense creció a un ritmo anual del 2,6% en el tercer trimestre de 2010, el último del que hay datos disponibles y una cifra que los observadores consideran baja para reducir la actual tasa de desempleo del 9,8%.