Filial de Endesa

El Gobierno argentino analiza rescindir el contrato de Edesur

El Gobierno argentino analiza la posibilidad de "rescindir" el contrato con la distribuidora de energía Edesur, de capital español e italiano, por los cortes en el suministro de los últimos días, afirmó hoy el ministro de Planificación, Julio de Vido.

"Vamos a hacer una revisión muy fuerte de la relación contractual en el caso de Edesur", filial de la española Endesa, y "vamos a ver hasta qué punto el propio contrato puede sufrir el riesgo de rescisión" si hay causas y elementos para avanzar en ese sentido, declaró De Vido a la "Radio Diez", de Buenos Aires.

El ministro ratificó que Edesur será multada, al igual que las distribuidoras Edenor y Edelap, por los cortes de suministro eléctrico en numerosos barrios de Buenos Aires y su cinturón urbano, en el que vive una cuarta parte de la población argentina.

Por sus participaciones directas e indirectas, el principal accionista de Edesur es Endesa, en la que la italiana Enel tiene el 92 por ciento del capital desde febrero de 2009.

Edenor es controlada por el fondo de inversión Dolphin mientras que la estadounidense AES es el mayor accionista de Edelap.

Las multas a las tres compañías que prestan servicios a unos 5,5 millones de usuarios alcanzará un total de aproximadamente 70 millones de pesos (unos 13 millones de euros), afirmó.

La ola de calor que azotó los últimos días a la capital argentina desató un récord histórico de la demanda de energía eléctrica.

La multa contra Edesur puede alcanzar los 50 millones de pesos (9,3 millones de euros), según la instrucción establecida el pasado miércoles por el Ministerio de Planificación al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

"Hubo falta de inversiones y, en el caso de Edesur, hubo un desmanejo de la situación por falta de gestión de sus cuadros técnicos operativos que, en muchos casos, son ejecutivos extranjeros que estaban fuera del país. Ha tenido una pésima gestión en el manejo de la crisis", insistió De Vido.

El ministro dijo incluso que convocó al embajador de Italia en Buenos Aires, Guido La Tella, para manifestar su "preocupación por la gestión de la empresa", en medio de las protestas de cientos de usuarios que en muchos casos vieron afectadas sus celebraciones navideñas por los cortes de energía.

Edesur, que opera en el país desde 1992 y presta servicios de electricidad a unos 2,5 millones de clientes de Buenos Aires y de la zona sur del cinturón urbano, ya fue multada en julio por fallos en el suministro durante el invierno austral pero la medida está suspendida cautelarmente por un fallo judicial.

"El Gobierno tiene una profunda indignación con las tres grandes distribuidoras y particularmente con Edesur. Energía sobra. No hubo ninguna razón para llegar a los niveles de cortes que tuvimos, que no fueron más de 30.000", sostuvo De Vido.

Según la Asociación de Defensa de Derechos de Usuarios y Consumidores, el 40 por ciento de los usuarios de Edesur y las otras concesionarias del servicio eléctrico de Buenos Aires sufrieron interrupciones en los últimos días de 2010.