La 'guerra de divisas', el principal problema

El superávit comercial de Brasil se reduce un 19,8 % en 2010

El superávit comercial de Brasil se redujo un 19,8 % en 2010 hasta los 20.278 millones de dólares, el más bajo en ocho años, informó hoy el Gobierno.

Las exportaciones crecieron un 31,4 % hasta la cifra récord de 201.916 millones de dólares, según había anticipado el ministro saliente de Desarrollo, Industria y Comercio, Miguel Jorge, en la ceremonia en la que le cedió el cargo a su sucesor, Fernando Pimentel.

Las importaciones avanzaron aún más, un 41,6 %, hasta 181.638 millones de dólares, según un comunicado del Ministerio.

El conjunto de la corriente de comercio, que engloba la suma de las importaciones y exportaciones, creció un 36,1 %, lo que evidencia la recuperación económica de Brasil y de algunos de sus socios comerciales.

En diciembre, las exportaciones crecieron a un ritmo más fuerte que en el conjunto del año (38,3 %) hasta 20.919 millones de dólares y las importaciones crecieron a una tasa menor, del 21 %, y sumaron 15.551 millones de dólares.

El deterioro de la balanza comercial es una de las mayores preocupaciones del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, que tomó posesión del cargo el pasado sábado.

El ministro Pimentel, al asumir su cargo, señaló hoy a la "guerra" de divisas como la principal responsable del deterioro de la balanza comercial brasileña y de crear "efectos perniciosos" sobre la industria brasileña, por lo que dijo que supone el "primer desafío" de su gestión.

"Hay una evidente guerra cambiaria abierta en el mundo, que tiene reflejos en la balanza comercial del país y un efecto perverso en la industria", afirmó Pimentel.

El término "guerra de divisas" fue acuñado por el ministro de Hacienda, Guido Mantega, que continúa en el cargo en el gabinete de Rousseff.

La fortaleza de la divisa brasileña, el real, que se ha mantenido en valores elevados frente al dólar en el último año, es uno de los principales factores que han encarecido las exportaciones del país suramericano y que han abaratado las importaciones.

Según estudios divulgados la semana pasada por empresas de análisis de mercado, el real acumuló una apreciación del 108 % desde 2003, en un continuo proceso de revaluación frente al dólar que se agudizó desde 2009 y le ha restado competitividad al país.